Penúltimo capítulo de la serie. Solo queda un episodio para que Juego de Tronos se despida de nuestras vidas definitivamente y nosotros nos quedemos huérfanos de emoción. Como era de esperar, en el 8×05 ocurre lo mismo que ocurrirá con el número de suscriptores de HBO a partir de la semana que viene: queda muy poca gente viva. En fin, vamos con el penúltimo resumen de una serie que quedará para el recuerdo como la ficción en la que salen más personajes masculinos a los que les han cortado el pene de la historia de la televisión.

Como siempre, una última advertencia: esta entrada contiene muchísimos spoilers. Pero no pasa nada, porque ya nada importa. Ni siquiera los spoilers importan.

Ya va, ya va. Hoy va a ser corto porque el capítulo es bastante malo y ya no me declaro juegodetronier.

La gitanita guapa no lo está pasando nada bien

El capítulo arranca con Danielita, la gitanita guapa de los dragones locos, completamente “no makeup” en chándal y atendiendo a los medios en el portal de su castillo. “Es un momento feo, es un momento malo. Y por primera vez os pido apoyo y respeto porque no lo estoy pasando bien”, dice.

¿Por qué no lo está pasando nada bien? Por dos motivos. El primero es que está en “esos días”. Esto es importante porque, si bien hasta ahora la serie había omitido casi por completo los tópicos femeninos y había tratado la menstruación de una forma bastante natural y nada condescendiente, de repente HBO olvida todo ese empoderamiento y trata la regla de una manera bastante mala.

“Estoy completamente loca del coño, no sé qué me pasa”, llega a decir la propia Daeneressy, absolutamente despistada respecto a su situación personal y la rabia que siente dentro. “Quizá lo que tengo es hambre”, dice. En fin, son pistas que da la serie para que nosotros podamos ir entendiendo que el personaje ha cambiado.

El otro motivo por el que no lo está pasando nada bien es que su relación con Antonio Dragónez (Luis, de Andamios Luis) es ya también bastante mala porque ambos parecen ser herederos del trono de los cojones.

“Tú siempre serás mi gitana”, insiste Luis (Antonio, Jon). Pero ella no le escucha ya porque está comiendo chocolate.

Luego matan a Boy George y, justo después, se dan cuenta de que se han equivocado de personaje.

“¡Que no era este! ¡Que era otro calvo!”, dice un soldado. Y, bueno, la serie sigue adelante pero es una faena que hayan matado a uno que no era, la verdad. Qué chapuza por parte de HBO, porque además Boy George caía bien a todo el mundo y parecía un buen tipo.

“Buf”, dice otro soldado mirando para otro lado, consciente de que su reina está que no se le puede ni hablar.

Mientras tanto, en Invernálida

La gitanita guapa está haciendo los preparativos para destruir Desembarco del Rabo y entonces la serie hace un corte bastante sorprendente y volvemos al castillo de Invernálida, donde están horneando galletas.

“Qué bien que ya se ha ido la zorra esa”, dice Sonia, la señora del castillo, mientras dibuja con delicadeza unas filigranas decorativas sobre los dulces. ¿A quién se estará refiriendo? El espectador no puede saberlo.

“Me refiero a Daneressy, la gitanita guapa de los dragones locos. Menudo zorrón. Primero: va teñida. Segundo: le huele el coño a basura, se lo huelo desde aquí”, dice Sonia. Y el espectador dice “fuá, vaya metáfora”.

“Y no es una metáfora, le huele a basura literal. Cuando se levantaba las faldas… buf, casi vomito. No sé qué tendrá ahí debajo pero macho, que se lo haga mirar”, insiste Sonia hablando con una mujer del servicio con la que parece tener bastante confianza.

Francamente, cuesta entender a qué viene esta plácida escena ni por qué dura 45 minutos. Entiendo que a nivel narrativo conviene echar mierda de golpe sobre la gitanita y que una buena manera de hacerlo es recurrir a este audaz montaje paralelo de críticas e indirectas, pero se podría haber hecho de forma más elegante.

“No sé si es que aguanta un mapache muerto con las rodillas o qué, pero ahí debajo huele a puerto marítimo. No digo que sea la vagina, quizá le huele el ano”, vuelve a decir Sonia una y otra vez mientras decora galletas.

La escena es demasiado larga, en mi opinión, y uno le grita al televisor “OK, OK, HBO, ya lo he entendido”.

“Luis, tira de mi dedo”

Por si fuera poco y algún espectador despistado todavía no hubiera entendido que ahora la gitanita guapa está en un plan menos amigable, ésta le dice a Luis, de Andamios Luis (Antonio Dragónez, legítimo heredero del trono), que le tire del dedo.

“Oh, Luis, si de verdad me amas… tira de mi dedo, por favor…”, dice ella. Y Luis le tira del dedo con resignación y ella grita “¡Dracarys!” y se oye un sonoro pedo que hace retumbar todo el castillo.

“Para ti”, dice ella. La suerte está echada, es evidente que la química que había entre los dos herederos al trono está un poco rota y que se avecina mucha destrucción.

Juan Perro contra La Montaña Grande

A ver, esto es lo único que merece la pena del episodio: los hermanos Perro se encuentran cara a cara. “Hombre, ya era hora”, se dicen el uno al otro. “No te veo desde el funeral de padre”.

“He estado liado”, dice el otro. “Me debes cinco mil pesetas”. En fin, todo son reproches y malas caras. El espectador entiende muy pronto que, aunque son hermanos, no se llevan muy bien.

“Vamos a jugar a peleítas”, dicen ambos. Y en ese momento aparece su madre y les dice que ni hablar, que empiezan jugando y siempre acaban llorando. Y aquí se acaba esta escena, muy decepcionante. Muchos llevábamos temporadas y temporadas esperando que al final los dos hermanos Perro se pelearan y nos hemos quedado sin esas imágenes. En fin, no pasa nada.

“Voy a hacer un Notre-Dame: a tomar por culo todo el patrimonio cultural”

Llega Daenerys a lomos de Trotón y empieza a lanzar fuego. Los escorpiones (esas grandes máquinas que usan para lanzar flechas gigantes a los dragones) no sirven para nada porque los extras que las manejan son bastante inútiles.

“Aarrrghh, aaarghhh”, dice la gitanita guapa de los dragones locos encima de Trotón. No tiene ninguna necesidad de hacer ruido pero a ella le gusta así.

En algún momento puede oírse a Daneressy gritando “cientocincuentaycincoooo” cuando va volando con el dragón destrozando la ciudad, apelando a la Constitución. ¿Es posible que sea un error de traducción?

En la última secuencia se puede ver a un montón de arquitectos, con los cuerpos de sus vecinos aún calientes y humeantes, presentando proyectos arquitectónicos de “fusión” para recomponer la ciudad. “Dejaremos el tocho antiguo para que se vea la ruina y las partes nuevas estarán acristaladas, de esa manera respetamos el legado aportando un toque de modernidad y tecnología”, dice el jefe de un estudio de Desembarco del Rabo.

Momentos y citas notables

  • No sé si fue un error del streamingh de HBO o hice algo raro con el móvil, pero no entiendo por qué a medio capítulo aparece Iñaki Gabilondo diciendo “en el caso de una eventual victoria de la derecha el contrapeso será muy fuerte si el PP o Ciudadanos ganan con claridad…”. Vaya, un vídeo normal suyo ahí en medio.
  • Al fin sabemos el nombre real de Gusano Gris: Tordo Chungo.
  • Muy acertado el comentario de Luis, de Andamios Luis, respecto a lo mal construidas que están las casas en Desembarco del Rabo: “No solo se oye todo, sino que no aguantan nada”.
  • El mapa de Westeros que hay en el castillo y al que dan ganas de tirar unos dados gigantes encima para jugar a un Risk.
  • ¡Precioso el epílogo de miles de padres haciendo cola ante el registro para quitarle el nombre de Daeneressy a sus bebés!
  • Muy buen golpe de efecto el hecho de que haya toda una película de crecimiento personal (noviazgo, boda, nacimiento de un bebé, graduación, primeros trabajos en Broadway, alcoholismo, recuperación del alcoholismo gracias al amor…) para que luego podamos empatizar con esos personajes una vez son devorados por el fuego.
  • ¿Todo esto estará en los libros cuando se publiquen en 2034?

Recuento de muertes

  • Varys. Asesino: Trotón a orden de Daenerys. Forma de morir: por error y confusión con otro calvo.
  • Harry Strickland (no sé quién es, lo pone en El País). Asesino: Gusano Gris. Forma de morir: lo pone en el guión.
  • Chulito Jones. Asesino: Jaime Lannister. Forma de morir: Atravesado por los dedos en forma de cuchilla automática de la mano mecánica de Jaime Lannistérido. “Yo es que soy muy chulito, muy vanidoso”, dice Chulito antes de morir. Pobre.
  • Maestre Qyburn. Asesino: La Montaña. Forma de morir: piedra vasca.
  • Juan Perro. Asesino: se cae de muy alto. Forma de morir: resbala con una piel de plátano y cae.
  • Cersérida y Jaime Lannistérido. Asesino: una catedral. Forma de morir: la catedral resbala con una piel de plátano y les chafa.
  • HBO. Asesino: HBO. Forma de morir: suscriptocausto.

En capítulos anteriores:

“Juego de Tronos” 8×04: Funeral en casa Fría

“Juego de Tronos” 8×03: La batalla de los píxeles

“Juego de Tronos” 8×02: La Junta Electoral

“Juego de Tronos” 8×01: Festín en la nieve

“Juego de Tronos” 7×07: El dragón, el lobo y la liebre