- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Compra unas canicas en Milanuncios con la esperanza de que sean las del vecino de arriba

YA COMPRÓ 50 TALADROS POR SI UNO DE ELLOS PERTENECÍA AL QUE HACE OBRAS EN DOMINGO

Después de innumerables noches sin dormir, Concha Fajardo, una vecina del centro de Madrid, ha optado por comprar unas canicas en Milanuncios con la esperanza de que sean las de su vecino de arriba. Esta mujer lleva años desvelándose de madrugada por culpa del inquietante sonido de unas canicas rodando por el suelo del piso de arriba. “Ya lo he probado todo, esta es mi última opción”, reconoce totalmente desesperada.

Fajardo ha utilizado tapones, música y hasta ha recubierto el techo con hueveras, pero el sonido de las canicas jamás ha cesado. “Siempre a la misma hora, entre las dos y las cuatro de la madrugada, mi vecino empieza a hacer rodar sus canicas”, asegura. “Que las utilice a esas horas me hace pensar que juega con ellas a escondidas, así que no me parece que sea del todo descabellado que se quiera deshacer de ellas”, añade con cierta ilusión.

Tras adquirir el juego de canicas por apenas cinco euros, Concha se metió en la cama ayer con la esperanza de poder dormir de una vez por todas del tirón, pero a las dos de la mañana el sonido del cristal rodando sobre la madera volvió a oírse. “Al menos ahora puedo llenar mis noches de insomnio entreteniéndome con mis canicas”, se sincera.

Esta no es la primera vez que Concha fracasa en un intento de este tipo: en 2017, la mujer ya se compró más de 50 taladros con la esperanza de que alguno fuera el del vecino que siempre hace agujeros los domingos por la mañana.