Antonio Garcés, vecino de Majadahonda, ha comprado su propio coche por cuarta vez consecutiva después de leer su precio y sus prestaciones en Milanuncios. “Por este precio, con solo cuatro años que tiene, es de tontos no aprovecharlo”, argumenta. Garcés lleva toda la vida consultando ofertas en Milanuncios y asegura que “donde pongo el ojo pongo la bala, y en este caso más aún porque sé que el coche está bien porque es mi coche y me lo conozco mejor que nadie”.

El entorno familiar de Antonio ha tirado la toalla. “Tú intentas razonar con él, hacerle ver que no tiene sentido vender el coche si luego lo vuelve a comprar, y al principio ves que lo entiende, pero luego se cansa del coche y lo pone a la venta. Pasan dos días, se mete en Milanuncios y se vuelve a enamorar de él”.

El anuncio de Garcés aparece y desaparece constantemente.

La familia explica que, dos meses atrás, unos amigos de Antonio se pusieron de acuerdo para comprarle el coche antes de que lo hiciera él. “Le ofrecimos el doble pero enseguida nos dijo que ya lo tenía apalabrado. Por supuesto, se lo había apalabrado a sí mismo”, aclaran.

Su mujer, harta de esta situación ridícula, amenazó con dejar a Antonio. “Rompimos pero luego me lo encontré en Tinder y me volví a enamorar, así que en estas estamos”, confiesa.