- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

El comprador de este robot aspirador de segunda mano tiene que ir todos los días a casa de su antiguo dueño a recogerlo

Aunque Fermín Trujillo, vecino de Alcorcón, está encantado con el funcionamiento del robot aspirador de segunda mano que se compró en Milanuncios hace seis meses, tiene que ir todos los días a casa de su antiguo dueño a recogerlo. “Cuando lo voy a buscar se esconde detrás de las puertas y empieza a dar vueltas sobre sí mismo”, relata.

El robot se escapa cautelosamente cada noche sin que Fermín se dé cuenta y se desplaza hasta su anterior hogar. “La primera vez me asusté muchísimo, pensaba que me lo habían robado”, explica. “Por suerte, pude seguir el rastro de limpieza que dejaba en la calle hasta llegar a la casa de la persona que me lo vendió”, añade. “Empiezo a estar cansado de hacer cada mañana el mismo trayecto, pero al menos el camino está limpísimo”, concede.

Los fabricantes de este tipo de electrodomésticos reconocen que estos comportamientos son totalmente normales. “Dice la psicóloga de electrodomésticos que es un proceso gradual de adaptación y que, para reprogramarla y que entienda que la mía es su nueva casa, es importante que aspire objetos del anterior dueño”, comenta el nuevo propietario. “A mí me da pena porque la pobre máquina está limpiando dos casas y gran parte de Alcorcón”, agrega.

De tanto verse, Fermín y Antonio, el hombre que le vendió el robot, se han hecho muy amigos y ya están valorando pactar una custodia compartida. “A mí me vendría genial que viniera a casa a limpiar los fines de semana”, expresa Antonio.