Continuamos con nuestro repaso semanal de “Juego de Tronos” y llegamos al capítulo undécimo de la sexta temporada. Como siempre, comentamos los puntos más interesantes de cada episodio, acontecimientos reseñables, frases que nos llamen la atención y todo tipo de spoilers que hayan ocurrido en el capítulo. Cada post va encabezado por el número y título del capítulo en cuestión, y sólo se comentará lo que haya ocurrido hasta ese capítulo. Una última advertencia muy seria y muy importante: esta entrada contiene spoilers que revelan detalles importantes de la trama del capítulo.

Balearia

Si el capítulo anterior nos dejó con el corazón en la boca tras ver a Khaleesi, la gitanita guapa, prima de dragones, dirigirse a los Siete Reinos encabezando una flota numerosa, en el capítulo de esta semana veremos cómo su inicial entusiasmo se queda en agua de borrajas. En la primera secuencia del episodio vemos a la joven Targaryen pedir un “cafè amb llet” en las dependencias de uno de los barcos.

“En inglés con subtítulos sí que te entiendo, pero en dothraki imposible”, le dice el camarero de la embarcación. La gitanita guapa, absolutamente empoderada y segura de sí misma (parece que todas sus dudas se quedaron atrás, en Meereeeeeen) lo convierte en pienso para dragones. ¡Guau!

¿Ficharán por Vueling los tres dragones de la khaleesi? Bien podría ser, según algunos fans. Al menos al dragón Orson se le ve dispuesto, aunque no tanto a los otros dos, tan indomables como son.

R+L=J WTF

Luis, de Andamios Luis, tras recuperar Invernalia echa de menos a su cuadrilla. “Quiero poner ventanas de aluminio por todo el norte, apenas quedan fachadas en pie, los andamios andan de capa caída… creo que es momento de abandonar andamios Luis, aunque yo sea el mismo Luis”, dice. El bastardo no está muy seguro de si Andamios Luis puede seguir siendo Andamios Luis sin Luis. “Quizá hay que buscar a otro Luis, pero ya hablaremos de eso en otro momento”, dice.

“Ya no tengo gestor, soy un ronin, no tengo que responder ante ningún señor” dice Luis, de Andamios Luis, tras decidir que hará la trimestral por su cuenta.

Tres veces aparece Luis en este último capítulo y las tres veces aparece agobiado y haciendo referencia al IVA. “Esos malditos salvajes no guardan ningún tíquet de nada”, lamenta. No es de extrañar que decida abandonar Andamios Luis y montárselo por su cuenta de nuevo, como autónomo, y ser nombrado de una vez “Rey de los precios”.

“¡Rey de los precios!”, corean todos sus antiguos compinches, que parecen satisfechos con el nuevo rumbo de su trayectoria profesional.

Vanesa, la brujita roja

Tras ser expulsada de Andamios Luis por el propio Luis hace dos episodios, Vanesa, la brujita roja, la adepta del Señor de la Noche, se ve obligada a trabajar de bibliotecaria en la ciudad de Antigua. Es el primer trabajo normal que desempeña en mucho tiempo. “Mucho tiempo, más del que ningún hombre puede recordar, pero son momentos duros y hay que arremangarse, pero no se me caen los anillos”, dice la bruja. Parece dispuesta a abandonar para siempre el culto al dios del fuego, por quien se siente rotundamente traicionada.

“La noche es joven y está llena de peligros, yo prefiero recogerme pronto, ya no estoy para según qué tonterías”, repite la sacerdotisa.

Desde que la perdimos de vista parece haber hecho las paces consigo misma y está muy satisfecha trabajando en la biblioteca… Ha alquilado un apartamento pequeño en Antigua, cerca de la ciudadela. Lo ha decorado con 37 cojines que tienen inscrita la palabra “Love” en valyrio antiguo. También parece adicta al incienso. “Me gusta llegar a casa y que huela a hogar colonial”, dice la mujer. Parece feliz. ¿Cuánto tiempo le durará la tranquilidad? No puede ser que la Brujita Rojo Pantone 485C (RGB 218 41 28) se resigne a ser una mujer soltera de cuarenta años.

“Yo es que soy muy sensitiva, muy hierbas”, le explica la brujita a uno de los usuarios de la biblioteca que nada puede sospechar de su antigua profesión. “Creo que cuando morimos somos energía y esa energía queda ahí, ¿sabes?”, insiste la sacerdotisa. Parece que no ha olvidado del todo sus años como hechicera.

Parece que no olvida que ordenó quemar viva a Sharona, la hija de Estanislao, y que ese crimen pesa en su conciencia. Magistral la secuencia de 15 minutos en la que mira un pollo girar en el microondas y ella parece recordar los gritos agónicos de la pequeña princesa.

¿Será capaz de rehacer su vida por completo? Lo que ella no puede esperar es que en la biblioteca se va a encontrar con un viejo conocido: Gordito Jenkins. La HBO no ha querido enseñarnos ese momento aún. I can’t wait!

El resto de tramas

Mientras tanto, en Westeros, Arya ha perdido la lista donde tenía apuntados los nombres de las personas a las que necesitaba asesinar y está matando a personas al azar.

¿Será capaz Cersei Lannisterido de formar gobierno en Desembarco del Rey? El capítulo no lo deja claro y tan sólo esboza uno de sus primeros problemas: su hermano tiene tanto derecho a heredar el trono como ella. “Gobernaría con mano de hierro, hermana”, dice enseñando su mano protésica, efectivamente de hierro.

Por su parte, J’Har Marsalis sigue haciendo movimientos en el este. Está dispuesto a convertir todo Westeros en una utopía anarcocapitalista. “Creo que el Estado debería limitarse a ser un acuerdo de mínimos entre comunidades, no creo en su función reguladora como tal, por tanto, ¿cómo voy a creer en un supraestado como los Siete Reinos?”, explica.

¡Bum! En definitiva, parece que el undécimo es un capítulo que carece de la acción trepidante de los anteriores pero que está lleno de detalles que nos dan indicaciones de por dónde irán los tiros las próximas semanas.

¡Nos vemos la semana que viene!

Observaciones

“Les hemos destrozado la sanidad”, dice Cersei respecto a Altojardín.

Esas putas gaviotas, no puedo con ellas. Me están jodiendo vivo. Y me aterra la posibilidad de que entren en casa, rompiéndolo todo.

Al fin vuelve a aparecer el niño de Niño de Águilas. Siempre enfermito, aparece completamente cubierto de vómito pero puede darnos aún alguna sorpresa.

El Roto genial, como siempre.

¿Es Lady Stoneheart la persona que escribe una carta a la brujita roja invitándola a pasar unos días junto a la costa en New Hampshire? ¡Ojalá!

Janine ha aparecido muy poquito este temporada pero cuando lo hace siempre es por sorpresa e introduciendo un dedo en el ano de todos los personajes. ¿Os habéis fijado?

Se nota que Sandor Clegany, “el Perro”, ha cambiado completamente: ahora recoge sus propias heces en una bolsita y las deposita en la basura.

 

En capítulos anteriores:

‘Juego de tronos’ 6×01: Regreso a Poniente

‘Juego de tronos’ 6×02: A casa

‘Juego de tronos’ 6×03: Perjurio

‘Juego de tronos’ 6×04: El extranjero

‘Juego de tronos’ 6×05: El Porticón

‘Juego de tronos’ 6×06: Sangre de mi sangre

‘Juego de tronos’ 6×07: El hombre tonto

‘Juego de tronos’ 6×08: Debate a cuatro

‘Juego de tronos’ 6×09: La batalla de los hijos de puta

‘Juego de tronos’ 6×10: Vientos de invierno