Hace unas semanas, Netflix subió a su catálogo la serie «Dawson crece» y muchas personas han redescubierto ahora a Dawson Leery, que de primeras parece adorable. Pero mucho cuidado con él. A continuación te damos diez razones de peso por las que no deberías salir con Dawson de «Dawson crece».

A Jen, la joven recién llegada de Nueva York, le echa en cara sus relaciones sexuales anteriores en lo que es un ‘slut-shaming’ de manual.

No entiende que Joey, su amiga de la infancia, tenga otras metas y sueños aparte de él, lo que es una ‘red flag’ en toda regla.

Tiene celos de su amigo Pacey en lugar de alegrarse de su relación con Joey. Eso demuestra una oscuridad que no nos mola nada.

En la segunda temporada tiene algunos comentarios y comportamientos homófobos. ¡Toxicidad fuera!

En el tercer capítulo de la segunda temporada se mete con el físico de una chica obesa. ¡Por ahí no, Dawson!

Al final de la cuarta temporada emborracha a una chica porque quiere acostarse con ella.

No existe, es el personaje de una serie de ficción de hace 20 años.

No es real, su vida ha sido escrita por guionistas e interpretada por un actor.

Estáis en planos de realidad diferentes y es imposible que os conozcáis porque pertenece a una ficción televisiva.

Deberías darle otra oportunidad a Rubén.