Horóscopo de la semana – Leo: Deja de empachar a tu perro con café, jamás conseguirás que se convierta en persona

Aries

Te donarán un riñón por error al ir al hospital a hacerte un chequeo. Lo mejor es que no digas nada y sigas viviendo con tres, que nunca se sabe.
 


Tauro

Al no cambiar la hora de tu horno, éste vivirá en el futuro y tú podrás comer incluso antes de haber empezado a cocinar.

 


Géminis

Enhorabuena, después de abonar la primera cuota de este mes, oficialmente ya se puede decir que estás apuntada en todos los gimnasios de tu ciudad. Ahora solo te falta empezar a ir a alguno.
 


Cáncer

Lo de Isaac Newton y la manzana era un mito. Ya puedes dejar de golpearte con ella en la cabeza porque no vas a tener ninguna idea revolucionaria.
 


Leo

Deja de empachar a tu perro con café. Jamás conseguirás que se convierta en persona.

 


Virgo

Antes de ser tan cruel con los personajes de la novela que estás escribiendo deberías pensar que nosotros también podemos hacer lo que queramos contigo.
 


Libra

Todas tus amistades se comprarán los auriculares con cancelación de ruido.

 


Escorpio

Han pasado más de diez años. Sabemos que no fue una maniobra del todo ética, pero tienes que asumir que tu tele no va a funcionar sin TDT.
 


Sagitario

Todos se darán cuenta de que estás haciendo la huelga de hambre para adelgazar.

 


Capricornio

Normalmente, cuando la gente va al colegio a recoger a los niños es porque son sus hijos. Déjalos bajar del coche y vuelve a tu casa cuanto antes, por favor.
 


Acuario

Cuando un camarero te advierta de lo mucho que quema un plato, deberías ser consciente de que lleva horas calentándolo porque quiere ver cómo te abrasas los dedos por no hacerle caso.
 


Nazi

Tienes que mejorar tu pronunciación si quieres aprobar tus clases de árabe.

 


Piscis

Esta semana no olvides disfrazarte para Halloween, pedirle al capitán del equipo de fútbol del instituto que te lleve al baile de fin de curso y bajar sola al sótano en cuanto escuches un ruido raro durante la reunión en la casa abandonada del final de la calle a la que irás con tus amigos.