Horóscopo de la semana – Leo: La violencia es la última opción porque lo mejor se deja para el final

SEMANA DEL 5 DE AGOSTO

Aries

Llevas ya seis días en la gasolinera esperando a que tu familia vuelva a por ti. Los astros creemos que es momento de pensar en una nueva vida. Han preferido al perro y punto.
 


Tauro

Asúmelo: que el niño de la familia de al lado haya construido un castillo de arena mejor que el tuyo explica por qué no te contrata ningún estudio de arquitectos.
 


Géminis

Ni caso a las miradas de la gente. Tu nuevo peinado te queda fenomenal. Te queda fenomenal si eres una chirimoya.

 


Cáncer

Tu vida dará un giro inesperado que te hará ver las cosas de otra manera. Bueno, tu vida no, tu coche. Siniestro total, pérdida parcial de la visión. Feliz verano.
 


Leo

La violencia es la última opción porque lo mejor se deja para el final. Ha llegado el momento. El bebé del asiento de al lado no se va a callar solo. Nadie te lo va a reprochar. Has pagado 800 eurazos por este billete.


Virgo

Mercurio seguirá en tu signo durante los próximos once días. No sabemos exactamente qué significa esto. Si hubiéramos aprobado químicas no estaríamos escribiendo estas putas mierdas.
 


Libra

Otro sueño erótico con Nacho Cano te asaltará en plena noche. Pero esta vez no será el de los ochenta sino el actual.

 


Escorpio

¿En serio vas a pedir un burrito en Glovo en pleno mes de agosto? Cualquiera de estos chavales que pedalean ahogados sobre el asfalto podría ser hijo tuyo, mamón.
 


Sagitario

El paso de Pedro Sánchez por la casa de Venus provocará tu incapacidad para llegar a acuerdos con tu pareja.

 


Capricornio

Quítate ese pene de plástico de la frente, la despedida terminó hace ya tres semanas.

 


Acuario

Esa nevera que tiraste por el barranco la vas a recoger esta misma tarde y luego vas a ir al puto punto limpio para deshacerte legalmente de ella, capullo asqueroso.
 


Nazi

Los astros sabemos ya qué inmigrante te quitará el trabajo en septiembre. Se llama Ahmed.

 


Piscis

No es momento para la hipocresía. Regañas a tu hijo porque mea en la piscina del hotel dos horas después de que él te haya visto mear en la ducha de la habitación.