Da igual que llevéis tiempo sin hablaros y que incluso la relación haya sido tensa en los últimos tiempos, si un hombre te invita a su casa a hablar de la república catalana, ya puedes ir preparándote porque van a saltar chispas. Para que todo salga perfecto, a continuación te decimos qué deberías ponerte.

Deja tu mejor vestido en casa

Especialmente si vive lejos, el anfitrión pensará que tú también estás interesada en hablar de la república catalana si aceptas ir a su casa a hablar de la república catalana. Por eso, lo mejor es optar por un conjunto desenfadado: no vayas con tu mejor vestido, deja que él se lo curre un poco. Que no piense que ya tiene el debate ganado.

Vístete para la ocasión

Si él vive en una zona fría, como puede ser Waterloo, lo mejor es que optes por ropa de abrigo. Ya podrás quitártelo a medida que vayáis acercando posturas y las fricciones se acrecienten. Debajo, lo ideal es llevar un conjunto que refuerce tu postura constitucionalista, que sea firme e implacable.

Lleva zapato cómodo

Siempre que quedas con un fugado de la justicia tienes que estar preparada para correr. Da igual que te reciba de forma cordial, cuando le digas que para ti la república catalana no existe, es probable que se ponga nervioso e intente huir: en ese momento tendrás que estar muy atenta.

Elige bien los colores

Por muy bien que te quede el amarillo, ponerte un lazo de ese color podría dar una impresión equivocada y hacerle creer que eres favorable a la república catalana. No permitas que se produzcan malentendidos y lleva un vestido con los colores de la bandera de España.

No descuides los accesorios

Unos pendientes elegantes o un bonito colgante pueden dar clase a la conversación acerca de la república catalana, pero si lo que quieres es marcar la diferencia y mostrar que tú eres la que tiene razón en este tema, lo mejor que puedes llevar es el artículo 155. En cuanto lo apliques, el debate será completamente tuyo.

Ropa interior limpi

Es posible que él esté un poco paranoico e intente registrarte en busca de armas o micrófonos antes de dejarte entrar en su casa. Lleva una muda limpia para evitar una mayor incomodidad durante la conversación sobre la república catalana. Y no te preocupes por nada, llevas tanto tiempo preparando tus argumentos que seguramente lo dejen en calzoncillos.

Unas esposas

Lo normal es que, después de explicarle que ya no es el presidente de Cataluña y que la república catalana no existe, él se convenza de que está equivocado y quiera entregarse de una vez por todas a la justicia española. Por eso, lo mejor es que lleves unas esposas. Si vuelves con él esposado habrás triunfado como siempre soñaste.