- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Un escuadrón de gatos islámicos atenta contra el perro de Obama

LOS FELINOS INTEGRISTAS FUERON NEUTRALIZADOS A TIEMPO

La Casa Blanca neutralizó ayer el primer atentado terrorista desde que Barack Obama fue elegido Presidente. Pero no fue la vida del mandatario ni la de sus familiares la que corrió peligro sino la de Bo, el perro de aguas portugués que los Obama adoptaron esta misma semana. El ataque fue perpetrado por cincuenta gatos persas ciegos de integrismo islámico que corretearon por toda la casa poniendo muy nervioso al perro, que necesitó tranquilizantes durante el resto del día. Los servicios secretos tardaron una hora en reducirlos a todos. «Esto indica dos cosas. En primer lugar, que los terroristas empiezan a conformarse con objetivos más modestos, pues han optado por el perro en vez de por el Presidente. En segundo lugar, que se han vuelto más sagaces y desalmados» comenta Patrick Mahone, jefe de seguridad de la Casa Blanca.

Bo, el perro de los Obama.
Bo, el perro de los Obama.
«El pequeño Bo, con sus modos afables y su aspecto suave, se ha ganado el corazón no sólo de los Obama sino de todos los americanos de bien. Con su muerte pretendían hundir la moral de este país, pero han fallado». Mahone no ha querido desvelar dónde serán recluidos los gatos, aunque PETA, la organización de defensa de los animales, ya ha pedido explicaciones reclamando un juicio justo y advirtiendo que no tolerará «un Guantánamo felino».

«Sabíamos que el terrorismo islámico estaba trabajando con nuevas células, pero desconocíamos que se tratara de gatos. Es lamentable que hayan convertido a estos animales, en apariencia inofensivos, en las feroces armas de destrucción que hemos visto esta mañana. Han debido de lavarles el cerebro» proseguía el jefe de seguridad en la rueda de prensa extraordinaria que concedió a media tarde. Para tranquilizar a la nación, el Presidente ha pedido a los servicios secretos y al FBI que hagan llegar a los medios el informe de lo acaecido ayer por la mañana, que reproducimos a continuación:

9:00h. Obama desayuna su habitual ración de «Obama Krispies» mientras le leen los titulares que hablan bien de él.

9:12h. Un helicóptero deja caer 52 gatos sobre la Casa Blanca y sus alrededores.

9:13h. El perro de Obama se muestra nervioso.

9:15h. Empiezan a oírse maullidos por toda la casa.

9:16h. El perro de Obama se muestra muy nervioso.

9:18h. Un primer escuadrón de gatos inicia una astuta maniobra de despiste haciendo monerías con el material de oficina de la recepción.

9:19h. El sistema informático queda inoperativo porque todos los teclados tienen un gato encima.

9:20h. La mitad de los funcionarios está haciendo fotos a los gatos y subiéndolas a sus cuentas de Flickr y Facebook. Un segundo escuadrón de gatos empieza a invadir las habitaciones interiores de la Casa Blanca y busca al perro Bo.

9:21h. Un gato con una granada en la boca se inmola junto a una escultura de George Bush.

9:22h. Tres gatos orinan en la cama del matrimonio Obama. Uno de ellos, además, vomita una bola de pelo.

9:23h. Uno de los gatos se sube a la barra de la cortina del Despacho Oval y no puede bajar.

9:24h. Diez de los gatos acorralan a Bo, al Presidente Obama y a cinco guardaespaldas en uno de los lavabos.

9:25h. Obama da la orden de que se dispare a matar. Sus hijas rompen a llorar. El perro ladra en señal de aprobación.

9:33h. Varios militares lanzan cientos de ovillos bomba que acaban con la vida de al menos quince gatos. El resto se entrega pacíficamente. Algunos intentan suicidarse lanzándose por la ventana pero caen de pie y son capturados con vida.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.