- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

La Generalitat luchará contra la sequía dando agua salada a los turistas porque «si se comen las paellas de Las Ramblas, podemos darles cualquier cosa»

EL GOVERN DEFIENDE QUE "YA ESTÁN PAGANDO CINCO EUROS POR BEBER VICHY"

Este contenido es posible gracias a las personas que respaldan El Mundo Today con su suscripción. Ayúdanos a seguir siendo el mejor medio de información del país y suscríbete.

La Generalitat ha decidido tomar medidas contundentes contra la sequía que sufre Cataluña y ha ordenado esta semana a los locales de hostelería que sirvan agua salada a los turistas alegando que «si se comen las paellas de Las Ramblas, podemos darles cualquier cosa». De esta manera, se empezará a ahorrar agua potable sin afectar a la afluencia de turistas, que «creerán que el agua aquí es así».

Entendiendo que los turistas que vienen a Cataluña pasan la mayor parte del tiempo borrachos o haciendo cola al borde del desmayo, la Generalitat considera que es prácticamente imposible que noten la diferencia. «Si ahorramos toda el agua que gastan los turistas, podremos seguir teniendo piscinas y campos de golf», prometen las autoridades.

Siguiendo indicaciones del Departament de Salut, se ha establecido que, cuando los turistas empiecen a presentar síntomas de deshidratación severa, se les recomendará beber sangría para evitar sustos, teniendo en cuenta que muchos de ellos ya han sustituido esta bebida por el agua de forma habitual. «La dieta de los turistas será exactamente la misma, consistirá en paella y sangría de penosa calidad», explican desde la Generalitat. «Simplemente, ahora dejaremos de malgastar agua potable en ellos y tiraremos de la del Mediterráneo, que está bastante buena», añaden.

La población de Cataluña no parece escandalizada por la decisión, pues son muchos los que consideran que, si los turistas pagan cinco euros por una botella de cristal de Vichy catalán sin quejarse, pueden beber agua del mar porque es igual o incluso mejor.

spot_img

Suscríbete a nuestro boletín de titulares

Últimas publicaciones

spot_img
spot_imgspot_img