- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Diez cosas que la propietaria del piso del Barrio Gótico de Barcelona podría haberse comprado con los 88 euros que le debe Blanca

Este contenido es posible gracias a las personas que respaldan El Mundo Today con su suscripción. Ayúdanos a seguir siendo el mejor medio de información del país y suscríbete.

La propietaria de un piso del barrio Gótico de Barcelona ha vivido un interminable calvario por culpa de Blanca, una anciana de 78 años que le debe 88 euros por unas obras que se realizaron en su casa en el año 2017. Estamos hablando de siete años de infierno de una propietaria que apenas ha podido mantener el resto de pisos que posee por culpa de esa deuda sin pagar. A continuación, detallamos diez cosas que la propietaria de este piso podría haberse comprado con esos 88 euros que le pertenecen.

Dos entradas para el cine y una cena con su pareja. Si hubiera dispuesto de esos 88 euros, quizás la propietaria habría podido invitar al cine y a cenar a su pareja y nunca se hubieran separado.

El Spider Man 2 de la Play Station 5. ¿Podemos fiarnos de una anciana que impide que una propietaria se vicie a este pedazo juegazo?

Una Wonderbox para un fin de semana en una casa rural con encanto. Todos los fines de semana encerrada en casa por culpa de Blanca.

Una tarjeta T-Group del metro de Barcelona. Este abono multipersonal es válido para hacer 70 viajes en 30 días consecutivos y, por culpa de Blanca, la propietaria no ha podido comprarlo.

Todas las temporadas de Friends en DVD de segunda mano. Por mucho que la serie esté en casi todas las plataformas, tenerla en formato físico es otro nivel.

Una cazadora en Uniqlo. Siete años pasando frío por el delirio burgués de una anciana que se niega a bajar su calidad de vida en 88 euros.

Un peinado nuevo en la peluquería. Quizás, gracias a este nuevo peinado, la propietaria habría conocido al amor de su vida en lugar de haberse pasado siete años sola por no poder ir al cine y a cenar con su pareja.

Un masaje para aliviar el estrés que produce gestionar tantos pisos. Por culpa de Blanca, la propietaria lleva casi una década con tres contracturas en la espalda.

Cuatro bolsas de arena de sílice para gatos. Eso son muchas cacas y cualquiera que tenga gatos te lo puede decir.

Un viaje de ida a un lugar muy lejano de Barcelona. Si Blanca hubiera pagado esos 88 euros, la propietaria ahora podría estar muy lejos de la ciudad y todos viviríamos más tranquilos.

spot_img

Suscríbete a nuestro boletín de titulares

Últimas publicaciones

spot_img
spot_imgspot_img