- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Carles Puigdemont nos enseña su residencia en Moncloa

LAS CASAS DE LOS FAMOSOS

Este contenido es posible gracias a las personas que respaldan El Mundo Today con su suscripción. Ayúdanos a seguir siendo el mejor medio de información del país y suscríbete.

El líder de Junts nos ha abierto en exclusiva las puertas de su residencia en la capital española. Aunque solo hace dos meses que la ocupa, Carles Puigdemont ya está muy integrado en este palacio.

Puntualmente, a las 16:30 de la tarde, el expresidente de La Generalitat nos recibió en la entrada del palacio, donde una majestuosa bandera estelada ondeaba a merced del viento, o de la tramontana, como él lo llamó.

“Las cuatro columnas del palacio representan las cuatro barras de sangre de la bandera catalana”, nos explicó con tono solemne.

Antes de entrar en sus dependencias, Puigdemont nos mostró el jardín, donde nos enseñó su impresionante plantación de calçots. “En esta parte de aquí plantaremos el romescu”, dijo señalando una zona de tierra y agua.

Una vez dentro de la residencia, lo primero que sorprende son las paredes vacías con marcas cuadradas. “Aquí antes había algunos cuadros, pero los hemos descolgado todos porque eran retratos de mandatarios extranjeros”, nos explicó el líder de Junts.

Al llegar a un impresionante comedor, Puigdemont nos informó de que en él había celebrado almuerzos con las personas más importantes del mundo: Pilar Rahola, Lluís Llach, Pep Guardiola y Albert Pla entre otros.

Continuando el paseo a través de un imponente pasillo, el político catalán e inquilino de la Moncloa nos mostró una habitación llena de urnas de plástico. “Esto se lo estoy guardando a un amigo, solo se usaron un día, están nuevas”, dijo.

Subiendo unas preciosas escaleras de madera, Puigdemont nos condujo hacia una habitación matrimonial. “Aquí antes vivía otra pareja, pero se fueron a cambio de siete escaños”, afirmó con orgullo.

Aunque tiene una arquitectura clásica, el Palacio de la Moncloa alberga un cine, en el que se emite ininterrumpidamente Plats Bruts. “Me gusta que la pantalla siempre esté encendida para que dé ambiente a la casa”, nos explicó con gesto pícaro.

Aunque nos habría gustado conocer mejor su residencia, a las 17:14 sonó una alarma y Puigdemont nos echó apresuradamente alegando que era la hora de llevar a cabo sus oraciones. Eso sí, antes de que nos fuésemos, nos animó a volver pronto para enseñarnos el garaje, donde aseguró que tiene más de cinco maleteros.

spot_img

Suscríbete a nuestro boletín de titulares

Últimas publicaciones

spot_img
spot_imgspot_img