- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

La presencia de Antonio Tejero genera críticas por la falta de rigor histórico de la película Napoleón

POR ALGÚN MOTIVO, NAPOLEÓN APARECE CON UN "CHIQUITAZO" PEGADO EN LA SOLAPA

Este contenido es posible gracias a las personas que respaldan El Mundo Today con su suscripción. Ayúdanos a seguir siendo el mejor medio de información del país y suscríbete.

El director Ridley Scott lleva días encajando críticas por la falta de rigor histórico de su película sobre Napoleón Bonaparte, recién estrenada. «Nunca bombardeó locales de La casa de las carcasas», puede leerse en una reseña de Filmaffinity escrita por el usuario Juan G. Currás. A esta licencia narrativa se suman muchas más. Demasiadas, a juzgar por la reacción de la audiencia.

«Scott decide ignorar, por algún motivo, la relación de Napoleón con España, salvo por el plano en el que se aprecia un Chiquitazo de los que regalaba Matutano en los años noventa, pegado a una de las solapas del protagonista», comenta el historiador Javier Núñez.

El «gazapo» histórico más sonado es, sin embargo, la presencia de Antonio Tejero, protagonista del intento de golpe de Estado en España en 1981, en una de las escenas del filme, en la que además se limita a gritar «¡Al firme todos!» en español con acento mexicano.

«No bombardeó las pirámides de Egipto, no repetía constantemente que el papel de Napoleón era el mejor papel que le habían dado en su vida, y desde luego no contó con la ayuda de Costa Cruceros para sus desempeños militares», reitera Núñez, quien admite que «siendo historiador, es posible que sea más exigente que el espectador medio».

Las críticas arrecian al final de la cinta, cuando el personaje de Napoleón irrumpe en la sala de montaje de la película Napoleón y ordena recortar el metraje con el argumento de que «cuatro horas son demasiadas». El propio personaje revisa las imágenes de la película y pregunta al equipo de edición y al director «qué es La casa de las carcasas», mientras Ridley Scott se niega a responder insistiendo en que «hay que ver la película para entenderlo todo».

spot_img

Suscríbete a nuestro boletín de titulares

Últimas publicaciones

spot_img
spot_imgspot_img