- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

PETA denuncia a todas las personas que usan a sus gatos y perros para parecer más simpáticas y atractivas en sus fotos de Tinder

Considerando que se está usando al animal “para fines afectivosexuales” sin su consentimiento, la asociación animalista PETA ha anunciado esta mañana que ha interpuesto una denuncia contra 540.235 usuarios y usuarias de la aplicación de contactos Tinder que recurrían a sus mascotas para parecer más “simpáticas, desenfadadas y sensibles” en las fotografías de sus respectivos perfiles. “¿Saben esos animales que están ahí porque sus dueños buscan ligar y tener sexo? ¿Cuántas personas adquieren mascotas solo para mejorar sus fotos de perfil? ¿Cuántas abandonan a los animales una vez han conseguido hacer un coito?”, se queja Dolores Parmalat, directora de PETA en España. 

Según admite Parmalat, la nueva Ley de Bienestar Animal mejora la situación de las mascotas en España (ya no es posible, por ejemplo, insinuar en el perfil de Tinder que el gato, perro o iguana con el que se posa en la foto “participará” sexualmente en la relación), pero basta abrir la aplicación de contactos para ver que muchísima gente sigue usando a las mascotas como reclamo. “Y no olvidemos que las mascotas aparecen desnudas, ojo, con todo ahí… A ellas les da igual, pero desde luego a sus dueños no, usan sus cuerpos”, recuerda la animalista.

Para PETA, en Tinder se exhiben los cuerpos de los animales sin su consentimiento, lo que viola la LOPD (Ley Orgánica de Protección de Datos). «¿Cuántas veces se consigue un ‘match’ gracias al perro o al gato de la foto? ¿Quién liga realmente, el perro o la persona?”, se queja Parmalat. 

“Por no hablar”, recuerda la activista, “del estrés emocional que supone para el perro o el gato el hecho de encariñarse de personas nuevas cada noche, a las que muchas veces no vuelven a ver porque todos sabemos lo poco que duran las relaciones de Tinder.

“El intercambio en redes sociales de ‘fotoperros’ y ‘fotogatos’ para seducir a otras personas es sistemático y tiene que parar”, sentencia Parmalat. Está por ver si el más de medio millón de denuncias interpuestas prospera o no en los juzgados. 

Mientras tanto, algunas asociaciones animalistas han pasado a la acción y persiguen, de madrugada, a todas las personas que tienen perros para pasearlos por la noche y conocer a ’swingers’ con los que mantener sexo en el parque mientras sus perros están descuidados “o, peor aún, ahí mirando, sin entender nada”. 

Últimas publicaciones