- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

Los 17 argentinos que quedan vivos tras la celebración del Mundial admiten que quizá el país le da demasiada importancia al fútbol

ARGENTINA NO AGUANTARÍA UNA NUEVA VICTORIA DEPORTIVA

Esta mañana, los 17 argentinos que quedan vivos tras la celebración del Mundial han reconocido que quizá el país le da demasiada importancia al fútbol. Después de haber asistido a enormes destrozos en las calles, aglomeraciones interminables y muertes, la escasa veintena de argentinos que queda en el país reconoce que habría sido mejor haber perdido en octavos, como en el último Mundial.

“Era mejor estar enfadados con los jugadores que tan eufóricos”, se sinceran. “Ahora el país está destrozado y solo quedamos 17 personas para volver a reconstruirlo”, añaden. Las ciudades argentinas han quedado desiertas. Lo que al principio era una enorme celebración, ahora es un escenario de guerra. “Igual deberíamos tomarnos el fútbol con más tranquilidad”, reflexionan.

Todo el país, las 17 personas que quedan, coinciden en culpar a Leo Messi del desastre. Ahora confían en que el jugador se retire cuanto antes porque son conscientes de que Argentina no aguantaría una nueva victoria deportiva. “Un nuevo triunfo borraría completamente del mapa a nuestro país”, advierten.

Los 17 habitantes que quedan no se fían de ellos mismos. “Hemos sobrevivido, estamos arrepentidos de lo que ha pasado, pero no podemos prometer que no se nos vaya la cabeza si volvemos a ganar algo”, aseveran.

Argentina tardó 36 años en recomponerse del triunfo del Mundial de 1986, pero se calcula que para hacerlo de este se necesitarán al menos 50. “Las celebraciones de este Mundial han sido mucho peores que las del último, igual no nos recuperamos nunca”, se sinceran.

Últimas publicaciones