- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

Tras dieciocho meses en lista de espera, una mujer acude al ginecólogo con su hijo recién nacido en brazos para que le diga si está embarazada o no

EL GINECÓLOGO LA HA DESPACHADO ENSEGUIDA DICIÉNDOLE QUE ESTÁ PERFECTAMENTE

En la tarde de ayer, tras una espera de dieciocho meses, una mujer acudió al ginecólogo con su hijo recién nacido para que le dijera si estaba embarazada. Ruperta Bronchales, de 34 años, notó que se le retrasaba la regla a mediados de enero y decidió concertar una cita médica, pero no la pudieron atender hasta ayer.

Con su recién nacido en brazos, Ruperta le explicó a su ginecólogo que tenía un retraso de dieciocho meses en la regla, que en ese tiempo le habían crecido los pechos y el vientre, que experimentó fuertes mareos, náuseas y cambios en el apetito y, por si fuera poco, hace nueve meses empezó a sufrir también fuertes contracciones y un bebé le salió por la vagina, provocándole mucho dolor.

Tras echarle un ojo, el ginecólogo la ha despachado enseguida diciéndole que está perfectamente. “No estás embarazada”, ha sentenciado antes de despedirse de ella.

Poco después, el médico escribió un hilo en Twitter quejándose de los pacientes que acuden a la consulta sin tener ningún problema y saturando la atención sanitaria.

Las largas listas de espera están provocando muchas situaciones de este tipo: la semana pasada, un facultativo tuvo que ir al tanatorio a hacerle una revisión del corazón a un cadáver porque, al haber muerto, ya no se podía trasladar al centro médico. Desgraciadamente, el corazón necesitaba una intervención urgente.

Últimas publicaciones