- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

Se disfraza de tenia para infiltrarse en el estómago de su amigo y comerse sus patatas fritas

HA TENIDO QUE ADELGAZAR PARA METERSE EN EL PAPEL Y AHORA TIENE AÚN MÁS HAMBRE

«He tenido que adelgazar muchísimo para meterme en el papel. Y, claro, ahora tengo más hambre que nunca». Con estas palabras confesaba esta tarde Ángel Alhambra Chaparro que lleva días disfrazado de tenia e instalado en el estómago de su amigo Miguel con el único objetivo de comerse sus patatas fritas. «Soy un poco gorrón, lo admito, pero es que él es un egoísta. Cuando ve que acerco la mano a su plato, me la aparta de un manotazo y eso tampoco es», se lamenta hablando desde el ombligo con un hilo de voz para no despertar al huésped, que duerme la siesta.

La víctima siente pesadez de estómago sin saber que la causa es, precisamente, la presencia de su amigo Ángel en sus intestinos. «Podría oler mejor, pero llevo tres años en un piso de estudiantes, esto no me impresiona. Y se está más caliente que en mi habitación, ahorro en comida y en calefacción», señala el hombre disfrazado de parásito intestinal.

Alhambra está gratamente sorprendido porque su vida en el intestino de su amigo ha resultado ser mejor que la que llevaba fuera. «Me tumbo en las paredes intestinales como si fueran una hamaca y abro la boca para que me caiga la comida, que ya me viene digeridita y todo. La verdad es que es un chollo esto», reconoce.

«La verdad es que rezo cada día para que no me mande a cagar», admite el parásito.

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Últimas publicaciones

Recibe cada domingo, en tu buzón de correo, un resumen de las noticias más relevantes de la semana.