- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

Un niño denuncia que a su padre le hacen bullying en el grupo de Whatsapp del colegio

EL PADRE LO NEGABA TODO AL PRINCIPIO, PERO LA SITUACIÓN SE VOLVIÓ INSOSTENIBLE

El hijo de Ismael Muñiz Igualada ha destapado esta semana, a través de las redes sociales, un grave problema que afecta a uno de cada diez padres españoles, según un estudio encargado por el Ministerio de Sanidad: el acoso en los grupos de Whatsapp del colegio. «Empecé a notar que le costaba cada vez más acompañarme al cole, me dejaba allí y se iba mirando al suelo, con miedo», comenta Rubén Muñiz, de nueve años. Aunque ni él ni su hermano le dieron importancia al principio, considerando que «eran cosas de adultos», finalmente ellos mismos pudieron confirmar que, en el chat de padres de su centro escolar, su progenitor estaba siendo objeto de «insultos, burlas y acoso».

Los expertos coinciden al señalar que, muchas veces, el padre que sufre este tipo de hostigamiento prefiere callarse porque teme que, si denuncia lo que ocurre, se le señalará aún con mayor virulencia. «Ante la menor sospecha, los niños deben contactar con los responsables del centro escolar o de la asociación de padres, de forma dialogante, evitando decirle al padre que se defienda con violencia: debemos insistir en que la agresividad no es una respuesta válida, al tiempo que le enseñamos a rechazar lo que no le gusta y a decir que no», recomienda la psicóloga Elaine Fernández.

Explica el hijo de Ismael Muñiz que, cuando le preguntó a su padre si estaba todo bien en el chat de padres, en un primer momento la reacción del afectado fue ocultar el problema. «Cuando insistí, me vino a decir que me ocupara de mis asuntos», detalla. La doctora Fernández confirma que «a veces, el padre acosado siente vergüenza por no saber defenderse y niega los hechos, o bien insiste en que los niños exageran. Pero no debemos olvidar que es un padre, y que se mostrará orgulloso y poco dado a abrirse emocionalmente. Hay que escuchar, pero ser también conscientes de que no nos contará ni la mitad de lo que sufre».

La semana pasada, Ismael dejó de usar el teléfono con la excusa de que se le había estropeado. «Le daba pavor abrir Whatsapp, estaba irascible y deprimido», comenta el hijo de la víctima, que impotente decidió compartir la situación en Twitter. «Contestaron la tira de niños con padres en la misma situación. Fue alucinante», confiesa.

Ahora, los hijos de Ismael Muñiz valoran cambiar de colegio, pero saben que el problema puede repetirse si su padre no incorpora las herramientas necesarias para posicionarse en un grupo de padres y madres sin adoptar una actitud sumisa. «Los grupos del colegio son una jungla, pero la solución no es que se salgan, tienen que aprender, con la ayuda de sus hijos, a lidiar con la complejidad de estas conversaciones», zanja Elaine Fernández.

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Últimas publicaciones

Recibe cada domingo, en tu buzón de correo, un resumen de las noticias más relevantes de la semana.