- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

Tras la subida de las hipotecas variables, los españoles piden el Nobel de Economía para Silvia Charro y Simón Pérez

TOCA DISCULPARSE

Asumiendo que «es momento de las disculpas, las reparaciones y el reconocimiento de los méritos de los mejores economistas de nuestro tiempo», la sociedad española en su conjunto espera que el Premio Nobel de Economía de este año recaiga sobre Silvia Charro y Simón Pérez, que hace años aconsejaron a todo el mundo contratar hipotecas a tipo fijo en su vídeo viral «¿Por qué las hipotecas fijas son tan convenientes?», publicado el 12 de diciembre de 2017.

En dicho vídeo, donde se les veía muy nerviosos «probablemente a causa de la propia excitación que produce el descubrimiento de nuevos saberes asombrosos», los dos economistas se presentaban como expertos en su terreno y aconsejaban a todos los españoles qué tipo de hipotecas contratar. Dicho vídeo fue tomado a chanza durante años, hasta que desde hace algunas semanas se empezó a advertir de una inminente subida histórica de las hipotecas variables.

«No supimos escuchar, les dimos las espalda como se da la espalda a aquellos que aventuran un futuro que no podemos o no queremos comprender», lamentan ahora los españoles.

«La vivenda está subiendo… ¿y está en?», preguntaba Simón Pérez a su compañera en el famoso vídeo de 2017. «En-en-en en tendencia alcista completamente», contestaba su compañera. Ambas aseveraciones eran ciertas, como se ha demostrado.

«Invertir en, en una, vivienda a tipo fijo es ahorrar. Prácticamente dinero regalado, exactamente» decían, completamente desesperados, a aquellos que quisieran escucharlos y que, desgraciadamente, fueron muy pocos.

Las burlas a las que fueron sometidos les llevaron a apartarse de la economía profesional y cayeron, al menos durante unos meses, en una espiral autodestructiva, siendo olvidados por el sector hasta estos días. «La típica historia: la sociedad les vio como a unos locos cuando en realidad eran genios avanzados a su tiempo», reconocen ahora los españoles.

«Son los Vincent Van Gogh de las hipotecas», lamenta la sociedad, que asume que «toca disculparse» y confía en que la valía de esos dos genios de la economía sea finalmente reconocida.

Últimas publicaciones