- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

«No he logrado desconectar en todo el verano», se queja una persona harta de la burocracia para solicitar la eutanasia

CONFÍA, ESO SÍ, EN LARGARSE ANTES DE NAVIDAD

«El peor verano de mi vida», lamenta una persona con una enfermedad terminal que pensaba desconectarse al fin este verano pero que, finalmente, por culpa de las excesivas trabas burocráticas, no lo ha logrado. «Llego a septiembre como si nada, agotada y estresada», se queja la mujer, que esperaba descansar este mes de agosto pero, lamentablemente, no lo ha conseguido pese a lo mucho que se ha esforzado.

«Ha sido un estrés, y eso que yo me dije ‘este verano, no vas a hacer absolutamente nada de nada, ni respirar’, y al final nada, cada verano igual», se queja la enferma.

«La tranquilidad, en la eutanasia, la tranquilidad es lo que más se busca, pero nada, imposible: venga gestiones, venga llamadas de teléfono, venga rellenar papeles, venga contestar mails… Y encima ha venido un montón de gente a visitarme para distraerme. ¿Nadie puede entender que lo que necesito es descansar?», explica la mujer.

Según dice, arrancó el verano con muchos ánimos y confiando en poder abandonar al fin la rutina, pero fueron pasando los días y comprobó que su añorado descanso, «que es lo que una, lógicamente, quiere y honestamente creo que se merece», se le hizo imposible.

«Te diría que, como tenga que pasar un verano más viendo fotografías de la peña de viaje, me suicido, pero sé que no es tan fácil, así que no lo voy a decir, pero te juro que, como no logre desconectar, me va a dar algo», dice la enferma para concluir y confiando en poder cogerse «unos días» en otoño gracias a la morfina.

Últimas publicaciones