- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

Las familias españolas están deseando volver a sus trabajos de mierda con tal de perder de vista a sus hijos, según un informe

“Nunca pensé que diría esto, pero echo mucho de menos a Julián, el de contabilidad”

Este contenido es posible gracias a las personas que respaldan El Mundo Today con su suscripción. Ayúdanos a seguir siendo el mejor medio de información del país y suscríbete.

Después de casi tres meses sin clases, la convivencia empieza a ser un problema para las familias españolas, según recoge un informe sobre psicología familiar elaborado por expertos en este ámbito.

“Quiero mucho a mis hijos, pero ahora mismo me caen mal”, declaraba M.C, una madre de 43 años que lleva haciendo planes infantiles desde finales de junio y que ha tenido que recurrir a un profesional para afrontar la recta final del verano. “En la playa perdimos al pequeño durante unos minutos y reconozco que me sentí aliviada”, confesaba.

El informe recoge datos alarmantes: un 33% de los progenitores ha pensado en fingir su muerte durante las vacaciones y huir al extranjero, mientras que casi un 60% ha fantaseado con estampar a los niños contra la tablet, y un 15% ha dudado a la hora de socorrer a sus hijos cuando parecían ahogarse en la piscina, lo que supone un 10% más que el año anterior.

“Mis hijos no paran de hablar desde que se levantan hasta que se acuestan, es absolutamente insoportable”, asegura un padre de 42 años. “Nunca pensé que diría esto, pero echo mucho de menos a Julián, el de contabilidad”.

Las familias se han arruinado este verano costeando viajes que, en realidad, no se pueden permitir porque sus sueldos son miserables. “Yo quería darle lo mejor a mi hija, pero su momento favorito de las vacaciones a Menorca ha sido la pasarela mecánica del aeropuerto”, declaraba una madre de 49 años al borde del llanto.

“Estoy deseando meterme en un vagón de metro masificado en hora punta para pasar ocho horas frente a un ordenador en una oficina pequeña y sin luz natural”, concluía.

A pesar de la gravedad del estudio, los expertos prevén que, en solo dos meses, las familias españolas estarán deseando que lleguen las vacaciones de Navidad para perder de vista su trabajo “de mierda” y poder pasar más tiempo con los suyos.

El estudio publicado concluye que “así estaremos el resto de nuestra existencia; atrapados en una insatisfacción constante por hallarnos inmersos en un estilo de vida que nos devora anímica y espiritualmente, para continuar en esta extenuante carrera hacia ninguna parte”.

Suscríbete a nuestro boletín de titulares

Últimas publicaciones