- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

20 cosas que tienes que valorar cuando estés mirando el escaparate de una inmobiliaria del pueblo de playa al que has ido a veranear

NUESTROS EXPERTOS TE ASESORAN

«Oh, un escaparate de una imobiliaria, vamos a ver los precios». Es inevitable que, durante tus paseos de verano por Vilafranca de la Mierda, donde estáis pasando las vacaciones, tú y tu familia acabéis parados, de pie, delante del escaparate de una inmobiliaria y miréis los pisos y casas en venta a modo de «distracción», pero también como una forma de soñar con un cambio de vida definitivo.

Si caes en esa trampa, piensa lo siguiente:

  1. Uf, qué caro es todo.
  2. A ver, hay algunas viviendas, sin jardín ni nada, que quizá no son tan lujosas pero tampoco son tan, tan caras.
  3. Aún así, imposible hipotecarse por una segunda residencia. Sería una locura, ¿no?
  4. Aunque claro, si vendes el piso y te mudas a Vilafranca de la Mierda, ya lo tienes casi pagado. Entonces sí que te lo podrías permitir.
  5. Y, además, en estos pueblos el coste de la vida no es tan caro como en la gran ciudad, por lo que, si vendes tu piso, no sería tan, tan descerebrado comprarse una de estas casitas y mudarse aquí, ¿verdad, cariño?
  6. No es en absoluto una locura. Especialmente ahora que el teletrabajo está tan implantado.
  7. Y, si alquilas el piso en verano, igual hasta ganas dinero, ojo. Igual hasta haces negocio.
  8. Aquí, estas semanas de vacaciones has estado muy bien. Por tanto, todo indica que vivir aquí todo el año es absolutamente ideal.
  9. Aunque, claro, si vives en un paraíso vacacional, ¿dónde pasarás tú las vacaciones? ¿En Hospitalet? Bueno, eso ya se vería.
  10. Ya puestos, si te compraras una casa en Vilafranca de la Mierda, quizá habría que comprarse también un barco, ¿no? Aquí todo el mundo tiene un barco.
  11. Quizá, ya puestos, si tienes un barco podrías dedicarte a la pesca y dejar tu trabajo en Jenkins&Co.
  12. Uf, menuda cara se le quedará a Rubén, de Marketing, si este mismo septiembre ve que no has vuelto a la oficina porque te has comprado una propiedad en Vilafranca de la Mierda.
  13. Cada día pescado fresco del puerto, paseos por la playa…
  14. Recuerda que Vilafranca de la Mierda está muy bien en verano, cuando tú estás de vacaciones, pero en enero y febrero quizá no esté tan animada.
  15. A ver, puede que incluso en invierno, con todos los bares cerrados, se esté bien aquí en Vilafranca de la Mierda. Al fin y al cabo, se está mejor sin los turistas.
  16. Si vivieras aquí, podrías mirar mal a los turistas, tal y como hacen ahora mismo los residentes contigo.
  17. Recuerda que, si te mudas de casa, tu pareja y tus hijos probablemente se mudarán contigo, por lo que tu vida seguirá siendo miserable.
  18. ¿Seguro que quieres seguir mirando el escaparate de la inmobiliaria? ¿Por qué no vamos a por un helado? La heladería cierra tarde y escoger colores y sabores también es distraído y mucho más barato, dado que un helado cuesta 4 o 5 euros y un chalé seguro que cuesta más de 20.000 euros, que es todo el dinero que tienes ahorrado.
  19. Es que, a ver, ¿para qué narices te paras a mirar el escaparate de una inmobiliaria? ¿En qué estás pensando? Ah, sí, querías mirar los precios y compararlos con los de tu barrio. ¿Qué eres, Idealista? ¿Ahora eres tú la persona encargada de hacer los estudios de mercado del sector?
  20. Anda, tira, tira, vámonos para el hotel, que se hace tarde…

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Necesitamos tu apoyo para poder construir la Verdad entre todos

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Ayúdanos a seguir construyendo la actualidad del mañana libre de censuras y publicidad.

Últimas publicaciones

Recibe cada domingo, en tu buzón de correo, un resumen de las noticias más relevantes de la semana.