- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

Una anciana invoca al… nada, no puedo, no tienen sentido los «chistecitos» en estos momentos

Juana Yoigo, albaceteña de 72 años, invocó ayer al demonio sin proponérselo cuando, en un curso de inglés subvencionado por el LO SIENTO, tengo que parar. De verdad que no puedo seguir por mucho que lo intento. Pido disculpas por ello. Este redactor se declara incapaz de ignorar lo que está ocurriendo estos días y de seguir como si nada con los chistes costumbristas propios de una confortable burbuja que todos sabemos que ha estallado ya. Comprendo la necesidad que tenemos de evadirnos de la brutal actualidad, nosotros que aún nos lo podemos permitir, pero el ánimo no me acompaña. Sé que es obsceno que me sitúe en el foco del asunto, aprovechándome además de este medio cuyo propósito estoy traicionando, pero hacer «chistecitos» ahora mismo me parece una forma de seguir andando por la calle, sonando en mis auriculares lo último de Rosalía, como si no hubiera reparado en ese atropello a trescientos metros de la acera, ni en los gritos de después, ni en los coches ni en las sirenas. ¿Cuál es la distancia mínima necesaria para activar este bloqueo? ¿Acaso no suceden tragedias todos los días? Acepto el reproche, pero mi ánimo no responde a este tipo de razonamientos. Hablamos de miedo y de agotamiento, hablamos de saturación, hablamos de obstáculos ajenos al cálculo personal y a la moral de cada uno. Y asumo que estamos todos igual, así que me pregunto también qué hacéis vosotros aquí, a qué estamos jugando. ¿Se puede hacer humor ahora? Por supuesto que sí. Sobre el papel, desde luego que sí. ¿Tengo la motivación necesaria para ello? Mi respuesta es no. Puedo mostraros mis cartas, puedo compartir aquí el material con el que he estado trabajando: «Putin interrumpe temporalmente los bombardeos ‘por problemas de ansiedad'», «La destrucción completa de Murcia tras el impacto de un misil termonuclear ruso alerta de que la guerra se está acercando peligrosamente a Europa», «La ciudadanía pide a la chica que cantaba ‘Dame más gasolina’ que empiece a devolverla». No tengo ganas de explorar ni siquiera esas vías, pese a que sé que son legítimas. Y aborrezco también mi tono solemne porque la solemnidad es una puñalada al humor, y el humor es mi trabajo. ¿Por qué no nos callamos y nos limitamos a seguir lo que está ocurriendo para, al menos, permanecer atentos e informados? ¿No es acaso lo mejor que podemos hacer ahora? Creo que es lo responsable. No huyamos ni nos refugiemos en lo banal, miremos la realidad a los ojos y dejemos de escapar de lo urgente. ¿Por qué acudir a El Mundo Today precisamente ahora? Si me permitís el consejo no solicitado, ahora lo que toca es suscribirse a El País:

SUSCRÍBETE AL DIARIO EL PAÍS.

Solo a través de los hechos podemos entender la realidad. EL PAÍS trabaja con un gran equipo de profesionales por todo el mundo para llegar hasta el origen de la noticia.

Suscríbete a EL PAÍS para seguir haciendo que, entre todos, pongamos el foco en los hechos y todo lo que realmente importa.

El Mundo Today se rinde y -ojo, sin siquiera cobrar dinero por la promoción, pues solo faltaría eso- te conmina a cerrar esta pestaña y abrir esta otra, la que retrata sin ambages la crudeza lamentable de los tiempos que nos toca vivir.

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Necesitamos tu apoyo para poder construir la Verdad entre todos

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Ayúdanos a seguir construyendo la actualidad del mañana libre de censuras y publicidad.

Últimas publicaciones

Recibe cada domingo, en tu buzón de correo, un resumen de las noticias más relevantes de la semana.