- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

La calima obliga al gamberro que escribía «Lávalo guarro» en los coches a contratar personal de refuerzo

Tras trabajar durante 36 horas seguidas y acabar con una luxación en el hombro y una pequeña lesión en la muñeca, Ramón T., el gamberro que durante décadas se ha dedicado a escribir «Lávalo guarro» en los parabrisas de los coches, se ha visto obligado a contratar personal por primera vez. «Es por la calima… no puedo más, he estado a punto de dejarlo», confiesa al otro lado del teléfono.

Ahora, sin embargo, ha decidido contratar a 120 operarios que le están ayudando a escribir «Lávalo guarro» sobre el polvo que ha dejado en los coches la gran nube de color naranja que ha invadido la península en los últimos días. «Es mucho trabajo, pero estamos haciendo avances… yo solo no podía», admite el icónico vándalo español.

«En mis momentos de máxima desesperación me vi envuelto por el polvo, con los puños apretados y gritándole al cielo naranja: ‘¿Eso es todo lo que tienes contra mí?’. Desafié a Dios mismo, al límite de mis fuerzas», admite. Según dice, fue en ese momento cuando decidió ampliar personal y no cejar en su propósito de escribir ‘Lávalo guarro’ en todos los chasis de los coches que, según su criterio, se lo merecieran.

«Si eres un guarro, te lo tengo que decir, es superior a mí», explica el gamberro. De ahí la necesidad de contar con más brazos que puedan echarle un cable. A fin de recaudar fondos, ha abierto un Verkami para contratar a todas esas personas. «Están todas dadas de alta, ¿eh? Todas menos yo, que lo hago por amor al arte, a la limpieza y a España», dice.

Ramón ha llegado a valorar la instalación de unas vallas publicitarias con la frase «lavadlo, guarros» porque era la forma más eficiente de difundir su mensaje. Sin embargo, prefiere seguir haciéndolo como siempre, «puerta a puerta, coche a coche».

Ramón pide a los propietarios de los coches afectados por la ola de polvo que no los lleven a lavar antes de que él y su equipo hayan podido estampar el mensaje «Lávalo guarro» en alguna parte de la carrocería.

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Necesitamos tu apoyo para poder construir la Verdad entre todos

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Ayúdanos a seguir construyendo la actualidad del mañana libre de censuras y publicidad.

Últimas publicaciones