- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

Josep Borrell empieza a sospechar que los europeos no bajaron la temperatura del termostato porque sigue habiendo guerra en Ucrania

Tras comprobar que, pese a su propuesta de «definitiva solución del conflicto bélico», la guerra de Putin contra Ucrania sigue adelante, Josep Borrell está intuyendo que la mayoría de ciudadanos europeos no le ha hecho caso y sigue usando la calefacción de sus hogares con total normalidad. «La única explicación que encuentro al hecho de que la guerra se esté prolongando tanto es que es muy posible que la gente, en sus hogares, no haya bajado la calefacción, ignorando lo que yo les pedí que hicieran», lamentaba ayer en una entrevista el alto representante de la Unión Europea para Política Exterior.

Borrell insiste en que «estar calentitos solo beneficia a Rusia» y el hecho de que Ucrania lo esté pasando mal es un «signo evidente de que mucha gente está duchándose, a día de hoy, con agua caliente». Ahora mismo, todos los esfuerzos de Europa están centrados en intentar convencer a los ciudadanos para que apaguen la calefacción «al menos por las mañanas». «Los datos están ahí: es posible que la gente no me haya hecho caso», lamenta el político español. En ese sentido, ha avisado de que la cascada de sanciones europeas tendrá que reforzarse «a fin de que el precio del gas suba a un nivel en el que sea insostenible seguir con el termostato a tope».

«Bajarlo solo un grado no es suficiente: hay que ducharse menos, cocinar menos, usar menos el mechero, todo ayuda. Y yo sospecho, teniendo en cuenta cómo están quedando algunas ciudades ucranianas, que los europeos no están colaborando», ha insistido Borrell. Dice que la defensa de los valores democráticos no es posible «si no existe un compromiso político de los ciudadanos dispuestos a pagar un precio» y que ese precio es «pasar un poquito de frío y quizá llevar dos pijamas en vez de uno».

Borrell ha pedido a los ciudadanos que le confirmen si han bajado o no el termostato, porque si sus sospechas están equivocadas y, efectivamente, todos los ciudadanos le han hecho caso, habrá que pensar otras soluciones al conflicto armado.

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Necesitamos tu apoyo para poder construir la Verdad entre todos

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Ayúdanos a seguir construyendo la actualidad del mañana libre de censuras y publicidad.

Últimas publicaciones