- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

El piloto de un avión no puede creer que le haya vuelto a tocar un bebé llorando en el asiento de al lado

LAMENTA TAMBIÉN QUE LOS ASIENTOS SEAN CADA VEZ MÁS ESTRECHOS Y LE OBLIGUEN A PILOTAR CON EL CUADRO DE MANDOS CLAVADO EN LAS RODILLAS

En cuanto lo ha visto entrar vestidito con el uniforme de la aerolínea, un piloto de Iberia se ha empezado a quejar para sus adentros, incapaz de asumir su mala suerte. Geoffrey Pace, de 57 años y piloto desde los 35, no se puede creer que le haya vuelto a tocar un bebé llorando en el asiento de al lado. “Es matemático, no recuerdo la última vez que volé sin un bebé llorando al lado”, se sincera.

El piloto ahora tendrá que soportar durante siete horas -es decir, la duración del trayecto desde el aeropuerto de Madrid Barajas Adolfo Suárez al aeropuerto internacional John. F. Kennedy de Nueva York- los llantos del pequeño. “Subiría el volumen de mis auriculares, pero el bebé tiene micrófono y escucho sus lloros por línea interna”, lamenta Pace. “No deberían dejar pilotar a menores de dos años”, insiste.

Geoffrey Pace lamenta también que los asientos sean cada vez más estrechos y le obliguen a pilotar con el cuadro de mandos clavado en las rodillas. “Así no hay quien vuele”, protesta. “Además, he tenido que facturar mi maleta de mano porque no había sitio en los compartimentos superiores”, continúa. “Yo lo único que quería era pilotar y leer un libro tranquilamente”, concluye.

Al aterrizar en Nueva York, el piloto se ha quejado de que ha tenido que salir el último del avión, esperando casi una hora en su asiento. “Hablaré con la aerolínea porque esto es una vergüenza”, ha prometido.

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Necesitamos tu apoyo para poder construir la Verdad entre todos

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Ayúdanos a seguir construyendo la actualidad del mañana libre de censuras y publicidad.

Últimas publicaciones