- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

Nuestros expertos de Idealista determinan quién tenía razón en la discusión de ayer por la noche: Tu vecino o tu vecina

NUESTROS EXPERTOS TE ASESORAN

No fue fácil porque, aunque los gritos se oyeron durante toda la noche impidiéndote dormir, las palabras que se chillaban no eran siempre del todo claras. Por suerte, nuestros expertos de Idealista han tenido acceso a información privilegiada y están en disposición de determinar quién tenía razón en la discusión de ayer entre tu vecino Rubén y tu vecina Marisa.

Lo primero que hay que saber es que Marisa no reaccionó de esa manera porque sí… no, no. Marisa lleva meses aguantando que Rubén llegue a casa a las tantas, oliendo a tabaco y alcohol y despertando al niño, que como muy bien apuntó ayer, ni sabe ya la cara que tiene su padre.

Por su parte, Rubén está pasando una época de estrés en el trabajo, tratando de cerrar un acuerdo muy importante, y por eso tiene que ir con los inversores japoneses a cenar y a tomar unas copas. A él es al último al que le apetece estar fuera en la madrugada de un miércoles, pero precisamente lo hace para darle un futuro a ese hijo que supuestamente ya ni conoce su cara.

Pero claro, como bien afirmaba Marisa ayer a las dos de la mañana gritando a escasos centímetros de la pared de tu habitación, la relación entre Rubén y Cristina de Administración no es muy normal, porque hay un horario para llamadas de trabajo y Cristina se lo salta a la torera sistemáticamente. ¿Acaso no puede llamar a otra persona?

Pues no, Marisa, no. Es Rubén el responsable de cuadrar todas las fechas de visitas de los inversores japoneses, por eso ella le llama. La empresa se está jugando mucho en este último mes y parece que eso a Marisa no le entra en la cabeza, porque entre nosotros, los expertos de Idealista, a veces Marisa puede ser incluso más testaruda que su madre, pero ese es otro tema.

Lo que desde el portal inmobiliario tampoco nos explicamos es que Rubén trabaje todo el día de lunes a viernes, y luego al llegar el fin de semana se ponga a jugar a la consola durante horas. Que ya tiene 35 años, que tiene un hijo, que hay responsabilidades.

Aunque, si lo piensas detenidamente, no es tan difícil de entender, Rubén necesita evadirse, relajarse en su casa sin gritos y sin que nadie le haga sentir culpable por ponerse a jugar un rato a la consola, que recordemos fue un regalo de Marisa. Si no quiere que juegue, ¿por qué se la regaló?

Bueno, pero una cosa es jugar de vez en cuando y otra muy diferente estar todo el fin de semana, los únicos dos días en que se puede estar en familia, con el mando en la mano. Esto sinceramente los expertos de Idealista no lo vemos muy normal. ¿Qué les está pasando a Marisa y a Rubén? Tú mejor que nadie sabes que desde que desaparecieron los gemidos y llegaron los llantos de bebé, la tensión se puede cortar con un cuchillo.

Igual Marisa y Rubén deberían tomarse un tiempo, abrir la relación, probar cosas nuevas. Al final ninguno de los dos tenía razón en la discusión, lo que pasa es que la relación se ha ido desgastando y quizás es el momento de abandonar el piso y dejar hueco a unos vecinos más silenciosos.

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Necesitamos tu apoyo para poder construir la Verdad entre todos

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Ayúdanos a seguir construyendo la actualidad del mañana libre de censuras y publicidad.

Últimas publicaciones