- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

Reino Unido nombrará Caballero de la Orden del Imperio Británico a cualquier inmigrante que acepte trabajar en el país

LA PRIMERA AFORTUNADA SERÁ UNA ESPAÑOLA QUE HA ACEPTADO UN TRABAJO DE "AU PAIR"

Inglaterra empieza a reaccionar para hacer frente a las consecuencias negativas del Brexit. Entre ellas, la escasez de mano de obra procedente de otros países. Para atraer a los trabajadores de fuera, el primer ministro Boris Johnson ha comunicado hoy que el Gobierno británico propondrá que todo inmigrante que haya aceptado un trabajo en el país sea nombrado inmediatamente Caballero de la Orden del Imperio Británico.

La casualidad ha querido que la primera extranjera en ser condecorada con la Gran Cruz de Dama de la Orden del Imperio Británico haya sido la española Carolina Montero, que ha aceptado un trabajo de «au pair» para costearse un master. Esta tarde, en la cripta de la Catedral de San Pablo, recibirá la distinción en presencia de la Reina de Inglaterra, del prelado (el obispo de Londres), el deán de la Catedral, el rey de armas, el registrador, el secretario y el ujier del Sello Rojo.

«No sé si podré ir a que me den la cosa esta porque tengo a los niños y acabo de empezar, no quiero que me manden a paseo si empiezo a pedir tardes libres», comentaba Montero con preocupación esta mañana. El propio Boris Johnson se ha ofrecido a hablar con los empleadores de la homenajeada para evitar represalias.

El primer ministro también ha confirmado que incluso las mujeres podrán obtener el título de «Sir», pues «no está la cosa para hacer distinciones». Hasta ahora, las mujeres solo podían recibir el título de Dame Commander of the Most Excellent Order of the British Empire, de menor categoría, pero, en palabras de Johnson, «no tenemos gasolina ni enfermeras, así que toca ser generosos».

De momento, no parece que el ofrecimiento, inaudito en Reino Unido y con una enorme fuerza simbólica, haya impresionado mucho a los extranjeros. «Yo no quiero un escudo de armas, me conformo con que me traten como a un ciudadano más, y sobre todo que me paguen un sueldo digno», argumentaba un camionero polaco en la frontera británica.

La medida del Gobierno para atraer mano de obra ha requerido complejas negociaciones con la realeza, que de momento sigue negándose a condecorar a negros.

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Necesitamos tu ayuda para seguir construyendo tu Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Ayúdanos a seguir construyendo la actualidad del mañana libre de censuras y publicidad.

Últimas publicaciones