- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

Le pide a su pareja que le hable mal durante el sexo y ella empieza a usar leísmos

“¡MÉTEMELE, RAMÓN!”, LE CONTESTÓ LA MUJER

En un intento de animar su vida sexual, Ramón C., de 38 años, le pidió a su pareja Teresa M., de 39, que empezara a hablarle mal en pleno coito. “Háblame mal”, le dijo él, según ha podido saber la prensa. “¡Métemele!”, le habría contestado ella, usando un leísmo.

Y a continuación añadió, eludiendo la coma del vocativo: “¡Métemele Ramón!”.

Teresa, a fin de satisfacer a su compañero sexual y siempre abierta a probar nuevas experiencias, por incorrectas que parezcan, le dijo también: “¿Te gustan mis teta? ¿Quieres lamérmeles?”. Frases que no solo no respetan la concordancia del plural y el singular sino que caen de nuevo en el leísmo.

Ramón, sin interrumpir el coito, intentó desesperadamente reconducir la situación y repitió que lo que necesitaba escuchar a fin de llegar al orgasmo eran “palabras incorrectas”. A lo que Teresa respondió: “¡Cocretas, arradio, misógeno, mondarina, cojer con jotaaaaa!”.

“¡Házmele asín, sin respecto, Ramón! ¡Me estás inflingiendo tanto placer, que es subrrealista, por no decir bochernoso. ¡Voy a perder la consciencia, Ramon! Pero ‘Ramon‘ ahora incluso sin tilde, ojo, estoy deshatada, con hache”, añadió a gritos tras ver que su retahíla de palabras no aceptadas por la RAE no terminaba de animar el coito.

Después de que el hombre especificara que lo que quería no eran expresiones incorrectas sino que le dijera “algo sucio”, la mujer empezó a explicar los mecanismos que usa el oligopolio eléctrico para regular los precios de la luz.

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Necesitamos tu ayuda para seguir construyendo tu Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Ayúdanos a seguir construyendo la actualidad del mañana libre de censuras y publicidad.

Últimas publicaciones