- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

La OMS admite que los 2000 millones de vacunas suministradas son placebo: «El virus estaba en vuestra cabeza, piraos, jaja, vaya palurdos»

"ASÍ QUE OS HA HECHO EFECTO, ¿EH? CLARO, CLARO", HA DICHO SU DIRECTOR

La Organización Mundial de la Salud y diversas farmacéuticas de todo el mundo han admitido que los miles de millones de vacunas producidas y suministradas son placebo porque «el virus está en la cabeza de la gente, que está fatal y se lo cree todo y se sugestiona y se ralla y al final hay que hacerle ‘casito'».

«Vaya palurdos, la vacuna es un placebo, pero claro… es que se os pira y era la única manera de curaros», ha explicado esta mañana Tedros Adhanom, director de la OMS. Según dice, ha sido «increíblemente divertido» ver cómo la población ha dejado «misteriosamente» de enfermar conforme había más personas vacunadas.

«La mente humana, en fin… La historia del virus y el pangolín ha calado mucho pese a que es una historia súper tonta y sois muy aprensivos y os imagináis cosas, pero bueno, vuestro ‘virus’ se cura con la ‘vacuna’, guiño, guiño», ha dicho Adhanom (pronunciando en voz alta la expresión «guiño, guiño» y añadiendo comillas a las palabras ‘vacuna’ y ‘virus’, dando a entender, claramente, que no existen tales cosas).

«Sí, sí, poneos las vacunitas y os iréis encontrando mejor», añadía poniendo caras y entre risas.

Adhanom ha admitido que el compuesto que forma el placebo sí que podría provocar «episodios ocasionales de magnetismo».

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones