- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

Los filósofos existencialistas piden alargar el estado de alarma porque consideran que el libre albedrío es una bendición pero también es una maldición

"CUIDADO, SEÑORES, LA LIBERTAD ES UNA CONDENA", RECUERDAN LOS FILÓSOFOS EXISTENCIALISTAS

Recordando que ejercer la propia voluntad es “un desafío moral que conduce a la náusea”, el colectivo de filósofos existencialistas ha alertado hoy de que el fin del estado de alarma y la vuelta al libre albedrío pueden suponer “una situación angustiosa para muchas personas”.

“Cuando hacemos algo, lo hacemos con una finalidad y dicha finalidad precede a su existencia pero no hemos sido hechos con ninguna finalidad, por lo que nuestra existencia precede a nuestra esencia y, por lo tanto, tenemos que crear nuestra finalidad por nosotros mismos”, han declarado los filósofos existencialistas.

“Y recordemos que no hay Dios, señores”, han añadido.

Según estos filósofos, elegir implica tener nociones acerca de lo que debería ser la vida humana, porque al decidir un acto individual determinamos también a toda la humanidad. “Y eso supone que la libertad es la mayor responsabilidad del ser humano, porque nuestras decisiones pueden tener un grave impacto sobre nosotros mismos, pero también sobre toda la humanidad”, aclaran.

“Y, puesto que sin el estado de alarma no hay principios ni reglas ajenos que rijan nuestros actos, no tenemos excusas con las que poder justificar nuestras elecciones y estamos, por tanto, condenados a ser libres”, según estos filósofos.

“¡Ojo! Hete ahí el problema: condenados”, aclaran.

“Esto puede parecer muy pesimista pero en realidad es muy optimista, ojo. Lo que pasa es que hay un precio a pagar por esa libertad: una angustia infinita que conduce, inexorablemente, a la náusea. Y esto Pedro Sánchez lo sabe, vaya si lo sabe”, denuncian los filósofos.

Los filósofos existencialistas advierten de que “nacemos y morimos en plena soledad” y esto se ha hecho especialmente patente durante el estado de alarma, pero una vez podamos socializar de nuevo nos daremos cuenta de que “en nuestro interior hay arraigada una soledad natural irresoluble que es aún más terrible que la soledad de este último año”.

A última hora, los filósofos positivistas han emitido un comunicado señalando que el libre albedrío no existe realmente y que no es más que una ilusión generada por la conciencia, por lo que el fin del estado de alarma no tiene absolutamente ninguna importancia o consecuencia a nivel moral y, de hecho, puede que ni siquiera sea real. 

Apúntate a nuestro boletín semanal gratuito para recibir una selección de los titulares más significativos de la semana.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones