- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Cómo adaptar tu casa para desfilar con tu paso de Semana Santa

NUESTROS EXPERTOS TE ASESORAN

La Semana Santa ya está aquí pero, un año más, no podemos festejarla como nos gustaría. Son muchos los propietarios e inquilinos que llevaban meses esperando estos días festivos y por eso la decepción es enorme. Para paliar un poco el mal trago, nuestros expertos de Idealista te enseñan a adaptar tu casa para desfilar en ella con tu paso de Semana Santa.

Coloca una cruz enorme en tu salón y clava en ella al hijo de Dios. El hijo de Dios es muy dócil y hace todo lo que se le pida. Si consigues que venga a tu casa, crucificarlo será pan comido.

Instala pequeños balcones en el pasillo, cerca del techo, para que el resto de la familia pueda verlos. Desde arriba tus familiares te gritarán y animarán como si estuvierais en la calle y la pandemia jamás hubiera existido.

Invita a todos tus amigos andaluces y hazlos llorar. Un buen paso de Semana Santa necesita lágrimas, para ello invita a tus amigos andaluces y diles que Los Morancos no son graciosos. A los dos segundos estarán llorando desconsoladamente.

Pon en fila a todos tus Playmobil y haz que recorran la casa mientras tocas el tambor. Los Playmobil son muy religiosos, el único problema es que, por mucho que lo intentes, es imposible crucificarlos.

Coge todos tus billetes y pégaselos a la Barbie que más se parezca a la Virgen María. Una parte muy importante del paso de Semana Santa son las donaciones. Para no perder esa tradición, coge todos los billetes que tengas en casa, rompe el cerdito de tus hijos si es necesario, y pégalos a la Barbie que más se parezca a la Virgen.

Secuestra a Antonio Banderas y oblígalo a cargar con tu vajilla. Él está acostumbrado a llevar el peso de figuras religiosas, así que durante esta semana el actor te pondrá y quitará la mesa con una efectividad enorme.

Resucita a los tres días. Si quieres que tu desfile de Semana Santa en casa sea recordado para siempre, muérete el jueves y resucita el domingo. Probablemente consigas que se hable de ti durante más de dos mil años.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones