- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Caixabank empezará a firmar contratos, aparcando gradualmente el apretón de manos

DEJARÁN DE ACEPTARSE LOS PACTOS DE SANGRE

Mirarse a los ojos y estrechar la mano del comercial tras haber escupido en ella ya no será una fórmula válida para cerrar tratos en Caixabank, según ha informado la entidad esta mañana. El cambio viene motivado, en parte, por el coronavirus, pues clientes y comerciales dejaron de escupirse en la mano, pero también por un deseo de la sucursal de modernizarse y de empezar a hacer las cosas “en serio”.

“Vamos a pasar del hablamos al firmamos y lo dejamos todo claro por escrito porque, tanto nuestros comerciales como nuestros clientes, se han dado cuenta de que es poco práctico cerrar una hipoteca hablando con una cerveza delante y haciendo promesas”, ha explicado Gonzalo Gortázar Rotaeche, consejero delegado de CaixaBank.

La noticia ha sido acogida con escepticismo y recelo por los clientes, que sienten que este movimiento del banco refleja “cierta desconfianza” hacia el consumidor. “No sé, da la sensación de que el banco no confía en mí… si digo que voy a pagar una cantidad de dinero al mes, eso es lo que voy a hacer, nos damos la mano, nos miramos a los ojos y no necesitamos más, ¿para qué hacen falta firmas y papeles?”, explica Marisa Samper en una sucursal de La Caixa de Barcelona, de la que se ha ido ofendida tras pedir 2000 euros verbalmente y verse obligada a firmar un recibo, cuando hasta ahora bastaba que dijera “te los devuelvo luego”.

Por su parte, Caja Rural ha confirmado que en sus sucursales se seguirán cerrando los tratos dejando 15 kilos de cosecha y un carnero en el templo de Deméter, diosa de la agricultura.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones