- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Los Reyes, hartos de leche y galletas, piden este año un codillo al horno con romero y tomillo

“Y un vinito de Rueda, joder, que nunca pedimos nada”, han agregado Sus Majestades

Tras dos mil años tomando millones de vasos de leche, copitas de anís y mantecados durante el reparto de regalos de la noche del cinco de enero, los Reyes Magos han pedido que este año los niños les dejen un codillo al horno con romero, tomillo y guarnición. “Y un vinito de Rueda para acompañarlo, que nunca pedimos nada”, ha especificado el rey Gaspar.

Según fuentes cercanas a Oriente, Sus Majestades están ya un poco hartas de tanto dulce, por lo que este año consideran que les corresponde comerse un primer plato “como es debido”. Esto ha obligado a miles de niños a aprender a cocinar a marchas forzadas.

Según han informado padres de todo el planeta, millones de niños están pasando estas últimas horas antes de la Noche de Reyes revisando vídeos de Masterchef Junior y buscando recetas para cocinar el codillo correctamente. “Los Reyes van a pensar que soy imbécil porque les voy a cocinar una carrillada, pero es que en el mercado ya no quedaban codillos, estaba imposible”, explica un niño de Barcelona que ya ha asumido que no va a recibir todos los regalos que ha pedido porque su plato no cumple las expectativas. 

“Necesito saber a qué hora se van a pasar los Reyes para programar el maldito horno porque, si dejo el codillo cuando me vaya a dormir, estará seco cuando ellos lleguen y quiero que esté jugoso”, explica Paula García, de seis años. 

“¡¡Las cebollitas ya están caramelizadas, pero tengo que repetir el puré de castañas porque ha quedado fatal!!”, lamenta Juan Rovira, de 4 años.

Algunos niños han optado por cocer el codillo antes en la olla rápida y darle un último golpe de horno para gratinarlo, aunque esto, según otros menores, dificultará la reacción de Maillard (el proceso de glucosilación de las proteínas cárnicas que, al ser sometidas a un golpe de calor, caramelizan la carne dándole ese particular color dorado). Los pequeños de la familia lamentan, sobre todo, que se les haya avisado con tan poco tiempo porque algunos hubieran preferido dejar reposar el codillo en la marinada durante 12 horas y ahora ya no da tiempo.

Muchos otros, según han informado algunos medios, han sufrido cortes o pérdidas de extremidades al intentar deshuesar el codillo en un estúpido e innecesario intento de servirlo relleno y destacar ante el resto de pequeños para recibir más regalos.

Los Reyes también han especificado que sus camellos están en celo, por lo que los niños que quieran recibir regalos tendrán que dejar en el comedor de su casa una hembra camella.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones