- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Vuelve a casa a las 00:04 y se entrega a la Policía al día siguiente

ASEGURA SENTIRSE AVERGONZADO POR PONER EN PELIGRO VIDAS HUMANAS

Reconociendo que se siente “avergonzado por haber puesto en peligro vidas humanas”, el madrileño Adrián Muelas, de 45 años, se ha entregado esta mañana a la Policía tras volver a casa pasado el toque de queda, concretamente a las 00:04.

En la Comunidad de Madrid, el toque de queda nocturno se extiende entre las 00:00 y las 6:00 y no está permitido pisar la calle en esa franja salvo causa justificada.

“Me he convertido en un delincuente, asumiré la pena que me corresponda”, ha confesado Muelas nada más entrar en la comisaría de Policía del distrito de Chamberí la mañana de este lunes. Los agentes le han repetido hasta en tres ocasiones que “no será necesario, de verdad”.

“Mientras buscaba las llaves del portal sentía cómo me subía la adrenalina”, insiste Muelas, que asegura que, aunque es verdad que estuvo un rato buscándolas, cuando llegó al portal “eran ya las 00:03, por lo que no tengo excusa”. Muelas, además, ha asegurado tener antecedentes, en referencia a hace siete años, cuando se llevó las botellitas de champú de un hotel de Torremolinos.

“Quería estar en casa a las 23:45, pero supongo que todos cometemos errores. Espero poder reinsertarme y convertirme en un miembro útil para la sociedad”, continúa por teléfono, ya que no quiere arriesgarse a volver a salir y saltarse el toque de queda. 

Fuentes policiales aseguran que Muelas apareció otra vez por comisaría a última hora de la tarde para volver a denunciarse a sí mismo, alegando que, mientras volvía corriendo a casa, llevaba la mascarilla “un poco por debajo de la nariz” porque le faltaba aire.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones