- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Se compra una segunda residencia para poder meter la PlayStation 5

MUCHOS JÓVENES ESTÁN VACIANDO SUS PISCINAS PARA PODER GUARDAR EN ELLAS LA CONSOLA

Aprovechando que el mercado inmobiliario ha bajado sus precios, Sonia Morales, de 25 años, se ha comprado una segunda residencia para poder meter en ella la PlayStation 5. “En el piso en el que vivo no cabía pero me hacía mucha ilusión tenerla”, reconoce Morales. La nueva consola de Sony tiene un tamaño muy grande y se calcula que millones de jóvenes españoles también se verán forzados a comprar una segunda residencia para poder tener un sitio donde guardarla.

Según confirman los expertos de Idealista, gracias a esta nueva consola el número de ventas de viviendas se desbordará en España en los próximos meses. “Aparte de la vivienda que ya tienen en propiedad, cada español de entre 18 y 30 años se comprará otra entre 2020 y 2021 para poder jugar tranquilamente a los videojuegos”, aventuran desde el portal inmobiliario. El sector se enfrenta así al reto de construir muchas viviendas nuevas para cumplir con la enorme demanda que se avecina.

Mientras no haya segundas residencias para todos, muchos de los jóvenes españoles se verán obligados a vaciar las piscinas de sus casas para poder guardar la PlayStation 5 en ellas. “Ahora que ya viene el frío no hay problema, pero espero que para el verano ya haya podido comprarme la segunda residencia o tendré que devolver la consola”, lamenta un joven que, con su sueldo de 5000 euros, al mes apenas puede permitirse otra casa.

No es la primera vez que los jóvenes españoles tienen que comprarse segundas residencias en masa. En la década de los noventa, coincidiendo con el auge de los primeros y aparatosos móviles, muchos de ellos también tuvieron que comprar casas provocando la burbuja inmobiliaria.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.