- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

«OK Google, encárgate de la educación de mis dos hijos hasta que cumplan los dieciocho», grita un padre agotado «a ver si cuela»

TAMBIÉN LE HA PEDIDO QUE ENVÍE EL INFORME DE CUENTAS DEL TRIMESTRE A SU JEFE

Totalmente superado por las circunstancias, Martín Belda Puig, un padre natural de Collado Villalba (Madrid), le ha implorado al asistente de Google que se haga cargo de la educación de sus dos hijos hasta que cumplan los dieciocho años. «OK Google, encárgate de la educación de Paco y Rubén hasta que estén en el segundo año de universidad», le ha gritado al móvil con la esperanza «de que cuele».

El asistente del motor de búsqueda se ha mostrado bastante agobiado al recibir la orden pero de momento está intentando cumplirla. “Desde que delegué la educación de mis hijos en Google vivo mucho más tranquilo”, se sincera Belda. El padre ahora se dedica a ver la tele en el sofá ignorando los gritos de sus hijos y los ruidos que salen de su habitación. “Ahora eso es cosa del asistente virtual. Yo hasta el año 2034 no tendré que hacer nada”, declara mientras ignora el caos formado a su alrededor.

Viendo la calidad de vida que ha ganado gracias al asistente de Google, Martín Belda también le ha pedido que le envíe el informe de cuentas del trimestre a su jefe, gestión en la que llevaba trabajando desde junio. “Sí, al final Google maneja más datos que yo y seguro que hace un informe muy profesional”, afirma ilusionado desde el sofá. Belda lleva dos días sin ir al trabajo convencido de que el asistente virtual está cumpliendo con sus responsabilidades.

Para evitar que sus hijos se críen con la única influencia de Google, esta mañana Martín ha llegado a un acuerdo con Apple para que Siri se haga cargo de ellos al menos dos fines de semana al mes. “Creo que Siri podrá llevarlos a ver vídeos de Youtube Kids y así cambiarles un poco la rutina”, reflexiona antes de abrirse una nueva cerveza delante del televisor.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.