- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

La ley establece en cuatro gatos la diferencia entre un amante de los animales y un loco

HABLAR CON LOS PERROS ESTÁ BIEN HASTA LA QUINTA PALABRA

Han sido muchos años de debate sin llegar a un consenso pero, finalmente, esta semana el Consejo de Gobierno ha dado el visto bueno a un decreto ley por el que se establece en cuatro gatos la diferencia entre ser un amante de los animales y un loco. “Creemos que a partir de cuatro gatos la gente ya empieza a mostrar preocupantes síntomas de desequilibrio”, confirma Oscar Reig Pardo, uno de los expertos que han ayudado a perfilar el nuevo decreto.

Reig considera que adoptar un gatito está muy bien y adoptar después a otro para que le haga compañía también está muy bien, incluso traer a un tercero si el piso es grande es comprensible, pero cuando ya adoptas a un cuarto la cosa se complica «y a partir de ahí ya estás demostrando que estás loco». El decreto también establece en dos el número de fotos diarias de mascotas que pueden compartirse en las redes sociales sin traspasar la barrera entre quererlos mucho y estar muy solo.

A partir de ahora, las personas con más de cuatro gatos en casa tendrán que deshacerse de los que sobran si no quieren ser consideradas unos desequilibrados. “Y con cuatro estamos muy al borde, eh”, avisa Reig. “Lo ideal es uno o dos, con eso es suficiente para demostrar a todo el mundo que amas a los animales y que tienes un lado cariñoso y empático”, insiste. “Si en tu casa hay más gatos que personas es que algo falla en ti y te lo tienes que hacer mirar”, diagnostica el especialista.

Además de establecer lo antes descrito, el decreto ley también define la línea que separa amar a los animales de ser un loco fijando en cinco el número de palabras que se pueden usar al hablar con los perros. “Decirle que es muy guapo y que venga nos parece perfecto, pero si ya empiezas a contarle tus problemas es que realmente tienes problemas”, informa Reig.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.