- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Sanidad pide a los españoles que no se acuesten con los rastreadores

"PENSABA QUE A ESTAS ALTURAS NO TENDRÍA QUE RECORDAR SEGÚN QUÉ COSAS", ADMITE EL MINISTRO ILLA

Los rastreadores sanitarios, encargados del seguimiento de casos positivos de Covid-19 y de contactos estrechos que se hayan podido producir con los contagiados, se han convertido estos últimos meses en los principales vectores de contagio de la enfermedad porque la ciudadanía insiste en acostarse con ellos.

«Ellos tampoco son inmunes al virus. El rastreo no tiene por qué llegar a ciertos niveles de detalle, es contraproducente», ha explicado esta mañana el titular de Sanidad, Salvador Illa. «Que no se los follen, háganme el favor, no hagamos un pan con unas tortas», ha agregado luego.

Los españoles admiten que el miedo al contacto íntimo con desconocidos es habitual menos en el caso de los rastreadores, pues «los envía Sanidad y por lo tanto tienen que estar limpios». Esta sensación de falsa seguridad, sumada a las ansias de placer físico tras meses de confinamiento y respeto obligado de las distancias, ha provocado que la situación se haya «ido de madre», en palabras de Illa. «Y no vamos a mandar rastreadores para rastrear a los rastreadores», ha dicho el ministro.

El Gobierno se ha comprometido a elegir rastreadores «menos atractivos» para facilitar el buen funcionamiento de los rastreos. «Hemos mandado de vuelta a Furio Miranelli, el fornido rastreador de origen italiano con el que se ha acostado ya el 80% de Castilla y León», admiten desde Sanidad. También serán sustituidos los rastreadores militares «de complexión atlética y abdomen plano».

La Comunidad de Madrid asegura que su plantilla de rastreadores ya incluye «un 40% de informáticos» precisamente para evitar este descontrol.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.