- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Los alumnos de un colegio de Calatayud lamentan ser siempre ellos los que visitan El Prado y que el director del museo nunca haya ido a verles

“NOSOTROS TAMBIÉN TENEMOS DIBUJOS EN LAS PAREDES DEL COLE PERO NUNCA HA MOSTRADO INTERÉS EN IR A VERLOS”, SE QUEJAN

Después de cinco años consecutivos yendo de visita al Museo del Prado, los alumnos del colegio Las Margaritas de Calatayud han lamentado esta semana que el director del museo nunca haya tenido el gesto de visitarlos a ellos. “Aunque la distancia es exactamente la misma, al final siempre tenemos que ir nosotros”, protestan, sintiéndose claramente ninguneados por Miguel Falomir.

“Muchos tenemos la sensación de que, si nosotros dejásemos de ir, ya no nos veríamos más”, reconocen los alumnos con tristeza. “Una vez allí, Miguel es amable con nosotros y hasta parece alegrarse de nuestra visita, así que nos cuesta mucho entender su actitud”, explica Enrique Guitart, el delegado de la clase. Los alumnos de Las Margaritas consideran que su colegio tiene mucho que ofrecer y que, por decencia, el director del museo no puede seguir sin ir a visitarlo ni un día más.

«Nosotros también tenemos dibujos en las paredes del cole pero nunca ha mostrado interés en ir a verlos”, se queja Guitart. “Quizás no tenemos cuadros de Velázquez, pero tenemos la foto de fin de curso que nos hicimos en la excursión a la granja de Gandarío el año pasado”, asegura. “Puede que no tengamos una exposición de Picasso, pero tenemos las figuras de plastilina que hicieron los alumnos de Cuarto de Primaria”, recuerda.

La inacción y falta de interés de Miguel Falomir a la hora de devolver las visitas a los alumnos de los colegios que van a El Prado está provocando que el interés por la cultura de los jóvenes españoles caiga en picado. “Es difícil mantener la ilusión por el arte cuando eres tú el que siempre tiene que ir detrás de ella”, reconocen los adolescentes.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.