- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Físicos confirman que la silla de Stephen Hawking sigue diciendo cosas interesantísimas años después de su muerte

"AL SER UNA SILLA NO TIENE EGO Y ES MUY CÓMODO TRABAJAR CON ELLA", DICEN

Más de dos años después de su fallecimiento, el físico teórico Stephen Hawking -o al menos la voz sintetizada de la silla que usaba- sigue animando el debate científico con la aportación de interesantes argumentos y puntos de vista. Al menos esto es lo que afirman sus compañeros del Centro para Cosmología Teórica de la Universidad de Cambridge, que conservan la silla en sus instalaciones «porque tiene la cabeza muy bien amueblada».

«Algunos dicen que es mejor ahora y que la voz de la silla ha llegado a corregir algunas tesis que mantenía Hawking en vida y que muchos de sus colegas rechazaban», comenta el físico zaragozano Alejandro Vaquero, que no descarta que la silla «estuviera callándose cosas cuando Hawking vivía pero ahora se esté soltando y vaya mucho más allá que su maestro». La hipótesis más controvertida de que el físico «no hacía absolutamente nada y dejaba que la silla hiciera el trabajo» tampoco se descarta por el momento.

Los trabajadores del Centro para Cosmología Teórica aseguran que «al ser una silla, no tiene ego, y eso facilita muchísimo las cosas. Es muy cómodo trabajar con ella y en ella». Insisten todos ellos en que «Stephen era un ser maravilloso personal y profesionalmente, pero desde que la silla ha tomado el relevo todo va sobre ruedas».

El mes que viene, la silla de Hawking dará su primera conferencia con público en el Instituto Perimeter de Física Teórica. Se titulará «Perdonen que no me levante: nuevas aproximaciones a la ‘top-down cosmology’, una vuelta a la teoría de un estado inicial del universo».

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.