- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

El Teatro Real se disculpa por haber cedido sus butacas a gente pobre

SE COMPROMETE A DESINFECTARLAS INMEDIATAMENTE

“No sabemos cómo ha podido pasar pero prometemos que será la última vez”. Así de tajantes se han mostrado hoy los responsables del Teatro Real a la hora de disculparse por haber cedido sus butacas a gente pobre. “Ciertas personas habían llegado al recinto en transporte público, es difícil de controlar”, se excusa la dirección del teatro. “Yo he llegado a ver a un tipo con un casco de moto en la mano”, aseguraba esta mañana un socio, muy indignado.

El Teatro Real ya ha informado de que subirá más los precios para evitar situaciones desagradables como la de ayer, cuando asistieron a una representación personas de un nivel adquisitivo inferior al habitual. Evidentemente, la obra fue suspendida al detectarse la intrusión. “Sabemos que no es plato de buen gusto para nadie ir a ver una función y encontrarse con personas de clase media baja a tan poca distancia”, reconoce el director general, Ignacio García-Belenguer. «Fallaron los controles, pensábamos que los pobres estarían ya confinados en sus barrios de pobres y nos confiamos», se excusa.

Algunos de los presentes llegaron a detectar “cierto olor a metro” en las butacas de precio más asequible. “Lo peor es que esta gente viene aquí sin entender nada del espectáculo y además nos contagia el virus”, denuncia una señora que lleva 20 años yendo cada semana a la ópera. “Sabemos que ahora no pueden ir al fútbol, pero deberían buscarse otra cosa”, añade.

El Teatro Real ha prometido desinfectar «muy a fondo» las instalaciones y se ofrece a rociar con gel hidroalcohólico los ojos de los socios que tuvieron la mala fortuna de ver a un pobre.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.