- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Un hombre coloca en fila a todos sus pijamas y les da una charla motivacional de cara al segundo confinamiento

“SE OS RECLUTARÁ DE NUEVO, PERO ESTARÉIS A LA ALTURA”, LES HA DICHO

“Miradme a los ojos, hemos llegado muy lejos juntos, pero debemos prepararnos para lo peor”. Con estas palabras se ha dirigido esta mañana Rodrigo Sacristán Larrío, de Madrid, a todos sus pijamas. Viendo que la posibilidad de un segundo confinamiento es muy real, Sacristán ha colocado en fila a sus pijamas y les ha dado una charla motivacional para prepararlos para lo que viene. “Si permanecemos unidos como en el primer confinamiento, podremos salir de esta”, les ha gritado con tono autoritario.

“Seáis de invierno o de verano, os necesitaré a todos”, ha reconocido. En los rostros de los pijamas, la mayoría de ositos o ratones, se podía percibir la tensión y responsabilidad a la que se enfrentan. Durante los meses de marzo, abril y mayo, estos pijamas estuvieron al pie del cañón y Sacristán no se puso otra cosa.

“Ni para salir a la calle a hacer la compra me los quitaba”, dice.

Y añade: “Yo voy con mis soldados [los pijamas] hasta el final. Se portaron como valientes, pero eso ya es historia y ahora hay que prepararse otra vez”.

Algunos de los pijamas han sufrido heridas, especialmente en la zona del trasero y las rodillas. “Sí, os saldrán más agujeros, sí, oleréis mal, sí, sudaréis y por momentos sentiréis que ya no hay salida, pero eso es lo que quiere el coronavirus”, les ha dicho. “Es tiempo de valientes”, ha insistido mientras les obligaba a mantenerse firmes sobre el sofá. “Tenéis una misión que cumplir y no quiero lloros ni lamentos, ninguno hemos elegido esto”, ha proseguido con severidad.

Después de motivar a sus pijamas y prepararlos para dos o tres nuevos meses de confinamiento, Sacristán ha reunido a la masa madre y a la levadura y les ha explicado que volverán a ser reclutados porque sus servicios serán otra vez más necesarios que nunca.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.