- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

¿Es tu casa una tarta?

NUESTROS EXPERTOS TE ASESORAN

Estos días, por culpa del viral de las tartas, tanto inquilinos como propietarios se enfrentan a la duda de si su casa está hecha de tarta o si, por el contrario, tiene cimientos sólidos y materiales consistentes. Como esto cada vez es más difícil de saber, nuestros expertos de Idealista te dan una serie de claves para descubrir de una vez por todas si vives en una casa que es una tarta:

El interior de tu vivienda tiene chocolate y crema en lugar de aire. Si dentro de tu casa no hay espacio para colocar muebles y no puedes respirar porque todo está lleno de crema y chocolate, seguramente vivas dentro de una tarta.

Desde que vives en tu nueva casa tienes el azúcar por las nubes. Si el azúcar te ha subido de manera repentina e inesperada desde que te mudaste, el motivo podría ser perfectamente que llevas semanas viviendo en una tarta.

Tu compañera de piso es una ‘stripper’ agachada que intenta no hacer ruido. Si tu idea era vivir solo pero descubres que hay una ‘stripper’ agazapada en tu casa esperando el momento de salir para dar una sorpresa a alguien, claramente tu vivienda es una tarta.

En el techo de tu casa siempre hay velas encendidas. Si aparte de las velas siempre escuchas a gente cantando la canción del cumpleaños feliz y aplausos, las probabilidades de que vivas en una tarta son enormes.

Siempre hay una cola con decenas de gordos en la puerta de tu casa. Si además estos gordos tienen un tenedor en la mano y lo agitan impacientes en dirección a tu casa, lo más probable es que vivas en un trampantojo.

Un cuchillo enorme ha dividido tu casa por la mitad. Esta es una de las principales señales que indican que vives en una tarta.

Te has comido tu casa y ahora vives en la calle. O tienes unos dientes muy resistentes y un sistema gástrico a prueba de bombas o vivías en una tarta enorme y te la has comido y ahora no tienes donde dormir.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.