- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

La Policía alerta sobre un loco peligroso que llama por teléfono sin avisar antes con un mensaje

LAS AUTORIDADES RECUERDAN QUE, ANTES DE CADA LLAMADA, ES OBLIGATORIO MANDAR UN WHATSAPP DICIENDO “OYE, ¿PUEDES HABLAR? TE LLAMO AHORA”

En tiempos de crisis afloran las mayores alimañas de nuestra sociedad. Ese es el caso de un loco peligroso, sobre el que ha alertado hoy la Policía, que se dedica a llamar por teléfono a sus amigos y familiares sin avisarles antes con un mensaje. “Nunca habíamos visto algo así”, señalaban esta mañana desde el Cuerpo Nacional de Policía. “Su ausencia de escrúpulos nos provoca escalofríos”, añadían los agentes.

El hombre, que ya está siendo buscado por las autoridades, llamaba por teléfono indiscriminadamente, haciendo sonar los móviles de manera inesperada y provocando momentos de mucha tensión. “Yo estaba tan tranquila viendo la tele cuando, de pronto, mi móvil empezó a vibrar y a sonar con fuerza, nunca había pasado tanto miedo”, protesta Bethania Pérez Alves, una conocida de este lunático que ha sido víctima de sus fechorías. “Te sientes muy vulnerable viendo que alguien te llama así como si nada”, lamenta.

Las autoridades recuerdan que, antes de cada llamada, es obligatorio mandar un Whatsapp diciendo “Oye, ¿puedes hablar? Te llamo ahora”. Si no se lleva a cabo este procedimiento, las penas de cárcel pueden oscilar entre los tres y cinco años. “Lo que preocupa es que los detenidos tienen derecho a una llamada pero no a un mensaje, por lo que es fácil que reincidan”, explican desde la Policía.

En cuanto detengan a este loco peligroso, los agentes se pondrán a buscar a otro incluso más inquietante que se dedica a timbrar en casas de amigos sin escribirles primero para preguntar en qué piso viven.

Estas prácticas contrastan con la de Arturo Moral Santiago, de Móstoles, que lleva dos semanas viviendo en una casa en llamas porque escribió un mensaje al 112 preguntándoles si podían hablar y todavía no le han contestado, así que no se atreve a llamar para no molestar.