- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

La OMS admite que la vacuna del coronavirus existe desde hace meses pero todavía hay que esperar un poco más porque los chips no están listos

LA OMS PIDE PACIENCIA PERO RECUERDA QUE YA QUEDA MENOS

Tratando de contener el optimismo de la población y pidiendo “paciencia, paciencia, paciencia», la OMS ha confirmado esta mañana que, efectivamente, la vacuna de la Covid-19 existe desde hace semanas y es “absolutamente eficiente y está clínicamente testada”. Sin embargo, todavía habrá que esperar para administrarla porque faltan los chips subcutáneos que se añadirán en cada dosis.

“Encontrar la vacuna fue bastante sencillo. Ahora bien, el microchip… eso está siendo lo complicado. De ahí que se hable de un período de dos años”, ha declarado Tedros Adhanom, director general de la OMS. Según ha dicho, sería un error administrar la vacuna antes de tiempo, es decir, antes de que exista una nanotecnología segura y que permita localizar a cada persona, leer sus pensamientos o someter su voluntad.

“Administrar la vacuna ahora mismo sería una pérdida de tiempo y nada de esto [la pandemia] habría servido para nada. Hay que esperar”, ha dicho.

El obstáculo para empezar a administrar la vacuna ahora y salvar la vida de millones de personas no es solo encontrar y programar un microchip adecuado que sea indetectable e imposible de desactivar; también hay que poder fabricar 6000 millones de ellos, uno para cada ser humano. Afortunadamente, como señala la OMS, los gobiernos de todo el mundo están cooperando como nunca antes. “Es emocionante ver cómo las administraciones de todo el mundo se han volcado en este tema”, ha dicho Adhanom, que también ha confirmado que ha sido el propio Bill Gates el que ha programado el sistema operativo de los chips.

Tras la realmente corta carrera por encontrar una vacuna, ahora Rusia, China, Europa y Estados Unidos compiten para comprobar cuál de ellos encuentra y fabrica antes un nanochip funcional.

Paralelamente, las farmacéuticas usarán ese tiempo ganado para añadir autismo a la vacuna.