- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

El Gobierno renuncia al impuesto a las grandes fortunas porque las calculadoras de Hacienda no pueden procesar más de seis cifras

LOS CIUDADANOS ADMITEN QUE NO SABÍAN ESO SOBRE HACIENDA Y COMPRENDEN AHORA LA DECISIÓN

La vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, recordó ayer a PSOE y Unidas Podemos que las calculadoras con las que se gestionan los impuestos de los españoles solo admiten números de seis cifras, lo que hace “materialmente imposible” gravar a las grandes fortunas. Finalmente, pues, la comisión de Reconstrucción ha dejado fuera ese impuesto porque, a corto plazo, era lo más práctico. 

Las magnitudes grandes quedan por tanto fuera del alcance de la Administración, ya que resulta imposible trabajar con ellas. “Las calculadoras del Ejecutivo no admiten tantos números, así que por ahora solo podemos cobrar impuestos a los ciudadanos con patrimonios pequeños que resultan sencillos de procesar o que incluso se pueden hacer de cabeza”, se excusaba ayer un portavoz del PSOE. 

Desde el Gobierno aseguran que es una suerte que Nadia Calviño recordara ese obstáculo porque se hubiera hecho un “ridículo espantoso” al prometer un impuesto a las grandes fortunas y luego no poder aplicarlo. 

Desde el PSOE defienden que la única manera de gravar a las grandes fortunas es adquirir nuevas calculadoras con capacidad para procesar siete, ocho o más cifras, pero eso costaría dinero a los contribuyentes. “No sabemos si lo que se recaudaría gracias a los impuestos a los ricos compensaría esa inversión precisamente porque es imposible de calcular”, explicó el portavoz del PSOE.

El Ejecutivo pide a todos los ciudadanos que necesiten gestionar patrimonios superiores a las seis cifras que deriven ese enorme trabajo de computación a países preparados para ello, como Suiza.