- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Vecinos del barrio de Salamanca de Madrid acampan en chalets adosados con piscina en la Puerta del Sol

SE DEFINEN A SÍ MISMOS COMO EL NUEVO MOVIMIENTO 15-M

Nueve años después de que unos jóvenes indignados acamparan en la Puerta del Sol de Madrid para protestar por las desigualdades sociales y promover una democracia más participativa, los vecinos del barrio de Salamanca han ido al mismo sitio y han acampado en chalets adosados con piscina para protestar por la gestión del Gobierno durante la crisis del coronavirus.

De momento, el seguimiento no es muy masivo porque en la Puerta del Sol no caben demasiados chalets adosados. “Estaremos aquí hasta que el Gobierno nos deje salir de casa”, declara Borja María Espada-Castizo desde la piscina del chalet en el que está acampado. “No es muy cómodo estar aquí, pero había llegado el momento de movilizarnos contra las injusticias de este Gobierno”, dice.

Los vecinos acampados del barrio de Salamanca se definen a sí mismos como el nuevo movimiento 15-M, aunque matizan que ellos huelen a Chanel, sus perros caben dentro de un bolso de Louis Vuitton y en lugar de flautas tienen palos de golf. La policía local de Madrid está impresionada con lo rápido que han levantado los chalets en la plaza, aunque no han tardado en entender que muchos de los indignados son constructores y promotores inmobiliarios.

Ahora, a este nuevo movimiento 15-M le preocupa que surja un líder, forme un partido político y deje de vivir en un chalet con piscina en Galapagar para mudarse a un modesto piso de Vallecas.