- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Una pareja decide abrir la relación para poder discutir con otra gente

DISCUTIR CON DOS MUJERES A LA VEZ YA ES LA FANTASÍA FAVORITA DE LOS ESPAÑOLES

Cansada de la monotonía, una pareja de Soria ha decidido abrir la relación para poder discutir con otra gente. “Teníamos que hacer algo porque ese brillo en los ojos cuando nos gritamos había desaparecido”, explica Fabián Camuñas. “Al final te dejas arrastrar por la rutina y acabas adoptando siempre la misma postura en todas las discusiones”, reconoce Jimena Cabanas, novia de Fabián.

La pareja ha estado buscando a gente con la que discutir en diferentes locales de intercambio de parejas. “Hemos visto algunas personas muy beligerantes y con pinta de no dar su brazo a torcer”, celebra Camuñas. “La idea es encontrar a alguien a quien arrojarle la copa de vino a la cara en mitad de la cena justo antes de irme enfadada del restaurante”, fantasea Jimena.

La mayoría de parejas, cuando ya llevan mucho tiempo juntas, acaban tocando siempre los mismos temas en las discusiones, lo que hace que se pierda esa magia a la hora de demostrarle al otro que está equivocado. “Últimamente salíamos al cine o a tomar algo y, al volver a casa, no nos gritábamos ni cinco minutos”, lamenta Fabián. “De discutir en el coche ya ni hablamos”, añade con tristeza.

“Yo quiero mucho a mi novio, pero necesito que alguien me sorprenda a la hora de censurarme un comportamiento, o de criticar a mis amigas sin motivo”, se sincera Jimena.

Cada vez son más las parejas liberales que buscan solteros socialistas con los que recuperar la emoción de discutir de política. “Hay argumentos y ‘zascas’ que ya habíamos olvidado que existían”, reconoce esta pareja soriana.

Dos de cada tres hombres casados reconocen que su mayor fantasía es discutir con dos mujeres a la vez. “Mientras una te echa la bronca por no bajar nunca la tapa del váter, la otra te puede estar gritando por haberte olvidado de ir a buscar al niño a natación, es realmente excitante”, argumenta un hombre que lleva diez años casado con la misma mujer.